Internacional

El Salvador. Ante el asesinato execrable del sacerdote Walter Osmir su diócesis se pronuncia

La Diócesis de Santiago de María, en Usulután, condenó el asesinato del sacerdote Walter Vásquez Jiménez, ocurrido el pasado Jueves Santo, y pidió a las autoridades investigar el crimen.

A la Iglesia también se unieron los líderes religiosos Mario Vega, pastor de Misión Cristiana Elim, y el padre Edwin Baños, párroco de Metapán, en Santa Ana.

Vásquez Jiménez era el sacerdote de Mercedes Umaña y San Buenaventura, municipios usulutecos. Su homicidio fue cometido el jueves por la tarde en el sector conocido como La Casona, en el cantón Las Ventas, en Lolotique, San Miguel, cuando viajaba en un vehículo a oficiar a una misa.

“Condenamos la violencia de todo tipo, de manera especial este hecho que sucede en el contexto de la celebración de Semana Santa, a pocas horas de que el padre Walter había renovado sus promesas sacerdotales”, se lee en el comunicado de la Diócesis de Santiago de María.

Para Vega, el crimen es preocupante y tiene relación con la dimensión del “respeto”. Según él, en el tiempo de la guerra salvadoreña se decía que si no se respetaba a los ministros de culto, menos se respetaría a la ciudadanía.

El pastor pide a las autoridades a que el crimen se investigue en su totalidad, para determinar quiénes eran los hechores, si estos sabían que quien se dirigía en el vehículo era un sacerdote o pensaron que era un ciudadano común.

“Yo creo que se estaría tocando un elemento muy sensible de la sociedad y que puede llevar a una desesperanza al resto de la población, pensando que si ellos mismos no son respetados, mucho menos lo va a ser el ciudadano de a pie”, sostuvo Vega.

De acuerdo con el líder religioso, existe ausencia de acciones para combatir la prevención de la violencia.

“Simplemente se va con el día a día, y reaccionando más con el hígado que con la cabeza, y sobre todo, tratando de complacer lo que son las demandas populares, que no siempre son las más sabias, entonces en ese ir cediendo y complaciendo a las personas se van cometiendo errores que se van acumulando y que hace que el sistema de violencia que vivimos se convierta en una condición trágica”, señaló Vega.

Por su parte Baños, también miembro de la Comisión de Comunicaciones de la Diócesis de Santa Ana, reaccionó en su cuenta de Twitter luego de conocerse la muerte de Vásquez Jiménez.

“Mataron a mi hermano sacerdote. P. Walter Vásquez. Q.E.P.D. Me duele en el alma”, lamentó el religioso.

En otra de las publicaciones, el párroco pidió a las autoridades que se haga justicia en el crimen. “Basta de tanta violencia”, publicó.
Hasta el momento, las autoridades no reportan capturas por el homicidio. La Policía sí confirmó que el ataque iba dirigido directamente a la víctima, pero desconoce las razones de su asesinato.

La versión oficial es que Vásquez Jiménez fue interceptado por tres sujetos con gorros pasamontañas que se bajaron de una camioneta todoterreno y separaron al cura de los dos acompañantes con que viajaba. Luego le dispararon.

Lee aquí el comunicado de la Arquidiócesis de El Salvador: comunicado asesinato

Fuente: Celam / El Salvador.com