Cochabamba Destacadas

Clero boliviano emite pronunciamiento a favor de la vida

¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré (Is 49, 15)

 La directiva de la Conferencia Boliviana del Clero Diocesano, a nombre de los sacerdotes de Bolivia y en comunión con nuestros Obispos, Religiosos y laicos, unimos nuestras voces para que el clamor de la vida pueda ser escuchado, reflexionado atendido y protegido desde la concepción hasta la muerte natural.

A menudo escuchamos gritos de criaturas vulnerables, sollozos de mujeres que sufren violencia, o sentimos en nuestra piel el dolor extremo del feminicidio, del abandono de los ancianos, de la violencia contra los niños en su propio hogar, de las vidas en situación de riesgo, hasta el hecho más doloroso de querer interrumpir la vida en gestación, amparándose en normativas injustas e interpretadas de manera caprichosa.

Como pastores de las almas que servimos en nuestras comunidades parroquiales y de alguna manera como testigos del dolor de los hombres, mujeres y familias enteras que luchan día a día frente a la humillación y vulneración de sus derechos y -decimos esto sin investiduras de colores políticos ni ideológicos sino  movidos por estar únicamente del lado del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo que vino a darnos Vida y Vida en abundancia- manifestamos que ninguna mujer debe verse obligada a tomar la decisión horrenda del crimen del aborto; una situación que en un gran número de casos deja una profunda secuela de dolor y culpa.

Nos unimos con un renovado compromiso a todos los actores políticos, comunidades académicas, instituciones a favor de la vida, a las diversas confesiones de fe cristiana y a las organizaciones civiles para que se garantice nuestro pedido de protección a las mujeres en toda circunstancia, sean estas gestantes o no y al mismo tiempo se respete el derecho humano a la vida que Dios nos ha regalado, en todas sus etapas. Todos debemos recordar que nadie se ha dado la vida a sí mismo, sino que nos la dieron nuestros padres.

Depositamos en las manos del Dios de la Vida y de la Virgen María el cuidado de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad.

DIRECTIVA DEL CLERO DE BOLIVIA