Análisis

Carmen Bocángel: ¿Quién eres Francisco?

Es el primer Papa latinoamericano, jesuita argentino, Jorge Mario Bergoglio, de 76 años, arzobispo de Buenos Aires, un cardenal destacado en la iglesia de América Latina, un pastor sencillo que se movía en transporte público, oficiando misas en estaciones de trenes, plazas o barrios marginales, lavando los pies de presos y enfermos de sida, visitando enfermos y trabajadores de las fabricas en la periferia de la ciudad. Hoy este hombre está sorprendiendo al mundo con su actitud de cercanía y lenguaje coloquial, el estilo “Francisco” de humildad y austeridad bastante genuinos.

El 13 de marzo de 2013 miles de personas en la plaza de San Pedro y millones en todo el mundo esperaban impacientes y emocionados conocer al nuevo sucesor de Pedro, el sucesor 266 de la cátedra de San Pedro cuando al caer la noche una figura vestida de blanco se asomaba al balcón de la basílica vaticana con una sonrisa amable y un semblante tranquilo.

Su primer saludo sorprende: “Y ahora, comenzamos nuestro camino, Obispo y pueblo, un camino de hermandad, de amor, de confianza entre nosotros. Recemos siempre por nosotros, el uno por el otro. Rezamos por todo el mundo, para que haya una gran hermandad (..) Recen a Dios por mí”.

Hijo de emigrantes italianos y con cuatro hermanos, Jorge Mario crece en un barrio modesto de Buenos Aires. Comenzó a trabajar a los 13 años a sugerencia de su padre haciendo la limpieza en la fábrica de medias del barrio, dos años después trabaja en un laboratorio haciendo análisis químicos, sobre esto Bergoglio recuerda: “El trabajo fue una de las cosas que mejor me hizo en la vida y, particularmente, en el laboratorio aprendí lo bueno y lo malo de toda tarea humana”.

Fue durante una confesión a los 17 años que siente el “llamado” a la vida sacerdotal y cuatro años más tarde inicia su formación en la Compañía de Jesús recibiendo la ordenación sacerdotal en 1969.

La imagen de Francisco siempre austero y con los zapatos negros visitando zonas marginales de Roma, acercándose a los enfermos, a los niños, a los ancianos, visitando recintos penitenciarios es una continuidad de la tarea que hacia el cardenal Bergoglio antes de ser Papa, este tipo de pastoral era algo que le interesaba promover en su diócesis y que ahora lo promueve en la iglesia universal como Pontífice.
En su homilía de su primera misa como pontífice, Francisco habló del poder como un servicio humilde, concreto, rico de fe, que sirva para acoger con afecto a toda la humanidad, especialmente a los pobres, los débiles y los pequeños.
¿Quién eres Francisco?… es quién ha contribuido a refrescar el rostro del papado sorprendiendo al mundo con sus declaraciones y acciones, que sin ser dogmas, está dejando huella en miles de católicos. Aquello que tantas veces predicó, “llevar la Iglesia a las periferias”, invita a replantearse muchas cuestiones sin que esto signifique replantearse la fe.

En una entrevista le preguntaron sobre que pensaba de sí mismo, y su respuesta fue: “Soy un pecador, en quien el Señor ha puesto sus ojos”.

¿Quién eres Francisco?.. en julio Bolivia lo sabrá de primera mano, lo tendremos entre nosotros sintiendo su actitud de cercanía, su lenguaje coloquial, y escuchando el mensaje que nos quiera trasmitir seguramente en temas profundamente humanos como la paz, la alegría, la solidaridad, y en temas referidos a la atención de los excluidos y pobres, a los emigrantes, niños, enfermos o encarcelados, nos convocara a mirar y salir a las periferias de nuestra patria invitando a aceptar con alegría la novedad de Jesús y comunicarla a todos.

Por Carmen Bocángel
Periodista