Análisis

Bernardo Medeiros: “Soy misionero consagrado en la Comunidad Católica SHALOM”

Bernardo Medeiros
Conmemorando el 5to. Aniversario de nuestra llegada a Sucre

Mi nombre es Bernardo.

Soy consagrado de la Alianza en la Comunidad Católica Shalom, donde soy miembro hace 5 años. Tengo 33 años, soy licenciado en Matemáticas, nací en el departamento de Río de Janeiro en Brasil. Actualmente estoy en misión en Sucre, donde la Comunidad tiene un Centro de Evangelización que este año completará 5 años.

Alabo a Dios por este magnífico llamamiento y misericordia al haberme elegido para vivir este llamado a proclamar al Cristo resucitado que ha pasado por la cruz. Estoy muy feliz de vivir en este camino hacia y desde la felicidad, en el que puedo evangelizar con mi vida y mi profesión a los jóvenes que no conocen a Dios.

Me gustaría compartir con ustedes mi experiencia misionera aquí en la Arquidiócesis de Sucre:

A mediados de 2017, en mi oración personal Dios comenzó a decirme concretamente que fuera a una misión. Estaba muy inquieto porque estaba viviendo un buen momento profesional y vocacional en la misión a la que pertenecía. Incluso le dije al Señor: “¿Qué locura, Señor, ¿cómo voy a ir a una misión frente a esta realidad? Estoy bien en mi trabajo, en la misión, ahora quiero recaudar dinero para comprar mi apartamento”.

No tuve argumentos para convencer al Señor de que cambiara de opinión. La llamada se hizo más fuerte y recé. Le pedí que, si era realmente su voluntad, que no solo me hablara, sino que me gritara. Y a través de personas, pasajes bíblicos, mociones, etc., el Señor confirmó claramente Su Voluntad.

Gracias a Dios, había aprendido y experimentado que la voluntad de Dios era mi paraíso.

Después de unos meses recibí la llamada de mi entrenador personal, quien me dio la noticia de que me enviaban a otra misión y que ahora sería fuera del país: a Sucre en Bolivia. Fue una gran locura, pero Dios me llamó y confié ciegamente en Su Amor y cuidado en mi vida. Él se encargaría de todas las cosas. En marzo de 2018 llegué a la misión de Sucre con un gran deseo de amar a estas personas y ofrecer a los jóvenes toda mi vida para que puedan encontrar a Dios.

Esta vez aquí, en la misión de Sucre, está siendo un momento muy fuerte con el carisma que me arroja al mundo. Me di cuenta de que realmente necesitamos comprometer toda nuestra vida a la evangelización. Pude vivir las bendiciones y los desafíos de experimentar la pobreza y la obediencia con mayor intensidad. Tenía mi mirada atraída por las cosas del cielo. Descubrí la alegría de una vida comunitaria más intensa, a pesar de los desafíos y, finalmente, pude entender que el significado de nuestras vidas realmente está en la evangelización, en dar nuestras vidas para llevar el amor de Dios al mundo.

Actualmente me dedico a la evangelización de los jóvenes en el Centro de Rehabilitación Solidaridad, donde tenemos catequesis para Confirmación y también busco formas de evangelizar a los jóvenes que están allí. Cada vez que estoy con esos jóvenes tengo la sensación de ser un misionero que busca llevar a Dios a esos jóvenes que nunca han tenido una experiencia real, concreta y profunda de Dios.

También trabajo en un Colegio de Secundaria de la ciudad como maestro de matemáticas y, de manera creativa, busco enseñar más con mi testimonio para evangelizar a mis alumnos, padres y también a mis compañeros de trabajo.

También en nuestro Centro de Evangelización tenemos Grupos de Oración juvenil donde buscamos guiar a la persona joven a experimentar a Dios desde una vida de oración y así vivir intensamente con Él.

¡Ser misionero no vale la pena, de hecho ser misionero vale la vida! Porque este es el plan de Dios para mí, nada más y nada menos. Me consuela SER MISIONERO, ser todo de Dios, ser esperanza en el mundo que se dirige a la desesperanza.

¡Ser MISIONERO es el sabor de mi vida!

¡No temas escuchar la voluntad de Dios y decir un SÍ incondicional a esa voluntad! Dios nos ama y su voluntad es la felicidad para nuestras vidas. Dios se encarga de todo y tiene un hermoso plan para cada uno de nosotros.

Dios nos bendiga. ¡¡ Shalom !!

(Bernardo Medeiros – Alianza comunitaria, consagrado con promesas temporales. Sucre / Bolivia)