Santa Cruz

Así fue la Fiesta del Divino Niño en San Carlos

El día domingo 4 de septiembre, en la localidad de Buen Retiro, al sureste del municipio de San Carlos (Provincia Ichilo) tuvo lugar la fiesta del Divino Niño que este año ha tenido unos realces especiales. Todas
ellas han dado mayor pujanza a las actividades espirituales programadas alrededor de la conocida imagen del “Divino Niño”, que con sus bracitos abiertos acoge bondadosamente a todos los peregrinos que acuden
con fe.

Esta devoción surgió hace 18 años atrás por la iniciativa de la religiosa Fanny Tapia y la comunidad de las Hijas de los Sagrados Corazones. En el presente año lectivo ha tenido elementos de fuerza que le han dado
mayor realización, en ese alejado lugar a 140 Km. de Santa Cruz.

El clima este año ha sido inclemente. Los peregrinos se han visto envueltos en un viento frío, acompañado por bajas temperaturas que les ha obligado a ponerse chompas, chamarras, chalinas y abrigos. Sin embargo aumentó el fervor: el ¡fervor popular! El número de fieles aumentó más que nunca. La tarde del sábado 3 de Septiembre, toda la noche y el domingo filas y filas de personas rindieron pleitesía al “pequeño Niño”,
Dios y Señor de la vida. Los medios de comunicación, que entrevistaron en rueda de prensa le dieron mucha difusión. Llegaban con sus movilidades, o con buses, con motos o con otros medios. Pero muchos
prefirieron salir a pie de San Carlos, y recorrer los 13 km de carretera para alcanzar, tras cuatro horas de buen camino, la imagen del Divino Infante. La tradicional peregrinación nocturna que sale desde la plaza principal de San Carlos, tras una larga verbena ofrecida por la Honorable Alcaldía Municipal, este año se ha duplicado en número y los 2.500 peregrinos fueron animados por el grupo juvenil dirigido por el joven Sacerdote Diego Villalobos, que ha lanzado por esa carretera sus potentes invocaciones al Divino Niño, coreadas continuamente por la multitud, que caminaba devota en la fría noche septembrina.

Al llegar al Templo de Buen Retiro, lo que impacta al peregrino es la “Puerta Santa” de la Misericordia. Estaba bien adornada, enriquecida por flores, columnas, donde realza el entallado de la imagen del Divino Niño y del Buen Pastor grabadas expresamente para dar el debido realce al año jubilar.

Las siete Santas Misas que se van alternando a lo largo de la jornada, empiezan a la hrs. 4,00 a.m. con la más concurrida misa de los peregrinos. Los 5.000 fieles de la noche son los más devotos y no pueden perderse esa Misa que para ellos tiene un sentido especial, pues están convencidos que el “Niño” los escucha con mayor atención en la madrugada.

La misa principal presidida por el P. Provincial, P. Javier Ortiz ha sido solemnizada por el conocido coro de “Los Sembradores”, que tiene un largo recorrido de funciones religiosas amenizadas por las atractivas voces de las soprano y contralto, alternada por los tonos de los tenores y barítonos, todos acompañados por los suaves sonidos de las guitarras y flautas.

La procesión del Divino Niño, que se realiza después de la Misa principal, este año ha tenido un recorrido todo especial, puesto que se ha estrenado el puente que une los dos predios de la propiedad destinada a
la construcción del nuevo templo. Un total de unos 52.000 metros cuadrados de terreno, están preparados ya con relleno de miles de metros cúbicos de arena, para recibir la nueva construcción, adornada por todo un gran recorrido de calles internas, hábilmente planificadas por la Empresa Kefer, responsable de toda la futura construcción del templo.

Hecho un recorrido por la parte externa del nuevo templo en reciente construcción, la procesión, presidida por el celebrante principal, se detuvo con todos los miles de fieles, delante del futuro altar. Desde allí resonó la voz de p. Javier, ampliada por potentes bocinas. “Desde este lugar donde estará en futuro la estatua del Divino Niño, alentamos a la devoción profunda, para que nuestros niños actuales aprendan a invocar al Divino Niño, que los hará adultos responsables para una patria mejor.”

Las oraciones y los cantos animaron a la población que no terminaba de sacar foto a todos los rincones de ese lugar que mostraba la escueta estructura de las columnas futuras construidas encima de los 69 pilotes
ya puestos debajo del suelo, base de cada columna del futuro templo. La banda, los mariachis, los grupos folklóricos, se entremezclaron con los fieles y alternando, según previsto, su programa de cantos y danzas que alegraron sobremanera la tradicional fiesta del Divino Niño en Buen Retiro.

¡Que las bendiciones del cielos desciendan sobrecuantos acuden con fe!

P. Carlos Longo
Párroco del templo Divino Niño