Internacional

Año de la Fe: Arzobispo peruano presenta al Papa adaptación del Catecismo

(Roma / Italia) El Arzobispo de Piura (norte del Perú), Mons. José Antonio Eguren Anselmi, presentó el 5 de diciembre al Papa Benedicto XVI una adaptación del Catecismo de la Iglesia Católica al que han bautizado con el nombre de “Piucat”, una iniciativa por el Año de la Fe.

En la audiencia, el Prelado presentó al Pontífice el Catecismo de la Arquidiócesis de Piura y Tumbes, “Firmes en la Fe, sed fuertes”, a lo que el Santo Padre respondió: “bendigo este catecismo y me alegra que se llame Piucat”.

Mons. Eguren le llevó al Papa el saludo, adhesión y oraciones del pueblo católico de Piura y Tumbes a lo que Benedicto XVI respondió dando las gracias y enviando su bendición.

Asimismo el Prelado informó al Papa sobre la realización del reciente Congreso Teológico Pastoral de Piura con ocasión del 480 aniversario de la fundación cristiana de San Miguel de Piura y el inicio de Año de la Fe.

Mons. Eguren está en Roma para participar del Congreso “Ecclesia in America, bajo la guía de Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de las Américas, Estrella de la Nueva Evangelización” organizado por la Pontificia Comisión para América Latina en el marco del Año de la Fe, que se realizará del 9 al 12 de diciembre.

La arquidiócesis de Piura propone además una oración por el Papa:

Oh Jesús, Rey y Señor de la Iglesia:
renuevo en tu presencia mi adhesión incondicional
a tu Vicario en la tierra, el Papa.
En él tú has querido mostrarnos
el camino seguro y cierto que debemos seguir
en medio de la desorientación, la inquietud y el desasosiego.
Creo firmemente que por medio de él
tú nos gobiernas, enseñas y santificas, y bajo su cayado
formamos la verdadera Iglesia: una, santa, católica y apostólica.
Concédeme la gracia de amar, vivir y propagar como hijo fiel sus enseñanzas.
Cuida su vida, ilumina su inteligencia, fortalece su espíritu,
defiéndelo de las calumnias y de la maldad.
Aplaca los vientos erosivos de la infidelidad y la desobediencia,
y concédenos que, en torno a él, tu Iglesia se conserve unida,
firme en el creer y en el obrar, y sea así el instrumento de tu redención.
Amén.