Santa Cruz

Alfredo Rada habla sobre el encuentro de Movimientos Populares

¿Cómo surge la idea de hacer el Encuentro Mundial de Movimientos Sociales en el marco de la visita del papa a Bolivia?
Este encuentro lo estamos organizando conjuntamente con el Consejo Pontificio de Justicia y Paz de la Santa Sede, dirigido por el cardenal Peter Turkson, que es africano, de Ghana.

En la apertura, que arranca el 7 de julio, el cardenal Turkson dará un mensaje. Participarán representantes de movimientos sociales de Bolivia y de otros países, como los Sin Tierra de Brasil, la Central de Trabajadores de la Economía Popular de Argentina, entre otros.

¿Cuántas personas serán?
Un total de 1.500 delegados, la mitad es de Bolivia. Se prevé que llegarán una buena cantidad de Argentina, Brasil, Ecuador, además de otros continentes. Las deliberaciones se organizarán en mesas y paneles que durarán hasta el jueves 9 de julio, día en que habrá una plenaria final durante la mañana. Por la tarde, se tiene previsto el cierre del encuentro con la presencia del papa Francisco y del presidente Evo Morales, desde las 17:30.

¿Cómo será ese momento?
En la plenaria final hablarán dos representantes, un varón y una mujer, durante unos 10 minutos dando a conocer las principales conclusiones del evento y entregarán al papa el documento final. Luego, hará uso de la palabra el presidente y cerrará el papa Francisco con un mensaje a los movimientos sociales y a Bolivia.

¿Cuál es la importancia de este acercamiento entre los movimientos y el papa?
Es la aplicación práctica de aquello que al interior de la Iglesia siempre se ha denominado la opción preferencial por los pobres y excluidos. Este fue uno de los pilares de la teología de la liberación y de la teología del pueblo que surgieron en los años 60 y 70 y que se mantienen. Plantean que la Iglesia esté junto al pueblo, por lo que este encuentro está ratificando esa máxima.

Los movimientos sociales son considerados la gran base de este Gobierno, ¿esto le da un componente político?
Creemos que por la trascendencia de la visita de una personalidad internacional como es el papa Francisco, las consideraciones de orden político deben ser puestas a un lado y todos debemos abocarnos en las profundas coincidencias entre el mensaje que pregona el papa y lo que intentamos hacer en Bolivia, es decir, una democracia participativa y con un fuerte componente de participación de movimientos sociales y populares. Es un encuentro en el marco de una visita pastoral del papa