Pando

Vicariato Apostólico de Pando tiene nuevo Vicario Pastoral

Se trata de Valdo David Rojas Idagua, Riberalteño y laico comprometido quien recibe este nombramiento con gratitud y asegura su entrega: “trabajando por las comunidades parroquiales y rurales. Impulsar bajo la acción del Espíritu Santo la nueva evangelización, formando discípulos y misioneros capaces de abrirse a las realidades concretas para hacer presente el Reino de Dios al servicio de los más necesitados.”

Sobre Valdo David Rojas

Estudié en el Colegio Félix Sattori Román, estuve en el Seminario hasta primero de Teología por haces del destino me retiré y me fui a estudiar a Cobija la carrera de Sistemas Informáticos en el Instituto Comercial Superior de Pando (INCOS-PANDO) la cual terminé satisfactoriamente. Mientras estudiaba apoyaba como coordinador de catequesis en la Parroquia Nuestra Señora del Pilar junto al Padre Juan Elías Ciripi, que posteriormente apoyé como sacristán. Por la Noche Estudiaba y por la Mañana trabajaba en una Unidad Educativa como profesor de filosofía y Valores y por la tarde apoyaba en la parroquia.

Realicé un Curso de fotografía en la universidad amazónica de Pando y años posteriores participé del Curso Audiovisual multimedia para la Evangelización en la Escuela de Comunicación Diakonia dependiente de la Universidad Católica.

Ingresé a trabajar al Vicariato como coordinador Pastoral de la jurisdicción junto al Vicario Pastoral el Padre Juan Elías con el cual hemos estado de cerca apoyando el caminar pastoral de nuestra Iglesia en la Amazonia

Trabajando en pro de la Evangelización en la Amazonía

Me siento agradecido y bendecido con Dios por la gracia recibida ya que gracias a él seguimos trabajando en pro de la evangelización de nuestros pueblos amazónicos por la cual agradezco la confianza y amistad con mí obispo Mons. Eugenio Coter.

El compromiso de ahora en adelante es de seguir trabajando por las comunidades parroquiales y rurales. Impulsar bajo la acción del Espíritu Santo la nueva evangelización, formando discípulos y misioneros capaces de abrirse a las realidades concretas para hacer presente el Reino de Dios al servicio de los más necesitados. Sugerir las diferentes acciones que debe realizar la Iglesia Católica, tendientes a abrir nuevos caminos para la evangelización y el plasmar de una iglesia con rostro amazónico.

Hacer un acompañamiento y ayuda a los agentes de pastorales impulsando las cuatro dimensiones: humana, intelectual, espiritual y pastoral. De igual manera en las áreas de formación permanente, comunión fraterna y bienestar integral.

Somos como la luz de la aurora

Dios es un Dios de amor y bendición. En contraste con los visionarios de la fatalidad, nuestro Señor nos asegura a través de su Palabra que somos como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto. Así que prepárese para recibir sus mejores tiempos.

Fuente: Iglesia Viva