Destacadas Santa Cruz

Uno menos para contar, la víctima fatal en Puerto Quijarro, un hombre con familia y aspiraciones, ahora sin futuro alguno: Mons. Flock

El paro cívico y la postergación del Censo nos afectan a todos

 

Ya tenemos un fallecido porque no falta quienes quieren imponer su voluntad

 

Condenamos la violencia que es inaceptable bajo cualquier pretexto, ideología o fin

 

La postergación del Censo es una forma de violencia contra quienes “no cuentan” en la actual administración del país

 

Tememos que el paro sirva para endurecer el clima de enemistad y no para solucionar nuestros problemas

 

Compartamos un momento de oración y un refrigerio para luego dialogar buscando el bien común

 

El malo emplea la violencia, el bueno se acerca a Dios. Si recordamos a la Revolución de las pititas sabemos qué lado rezaba y qué lado atacaba

 

El desprecio es la caldera de la violencia. Semejante fuego se apaga con la oración no del fariseo sino del publicano

 

 
Homilía de Mons. Robert Flock
Obispo de la Diócesis de San Ignacio de Velasco
Domingo Mundial de las Misiones, 23 de octubre de 2022
Censo y Paro

 Link para ver la Santa Misa presidida por Mons. Robert Flock 

 

La colecta de hoy se utiliza para emergencias y desastres, las obras misionales pontificias y los territorios misionales

Queridos hermanos,

Hoy es el Domingo Mundial de las Misiones. Según el mandato de la Iglesia, la colecta hoy en todo el mundo se entrega al Santo Padre. El 10% se utiliza para responder a emergencias y desastres. El 35% se utiliza para financiar a las Obras Misionales Pontificias; y 55% se utiliza para dar una mano a los 1108 territorios misionales de la Iglesia, en otras palabras, los Vicariatos Apostólicos. Mis hermanos obispos, Vicarios del Papa en estas jurisdicciones en Bolivia: Pando, Reyes, Beni, Ñuflo de Chávez y Camiri, dicen que no les llega mucho, pero algo es algo. Les ruego su generosidad.

El paro cívico y la postergación del Censo nos afectan a todos

Naturalmente, lo que más nos preocupa a todos nosotros es el Paro Cívico y lo que lo motivó: la postergación del Censo de Población y Vivienda. Ambas cosas nos afectan a todos. Yo ayer tenía que estar en 15 de Agosto y en Santa Rosa para Confirmaciones, hoy en San Martín y Santa Clara la Estrella; he delegado a los respectivos párrocos, porque ayer era imposible llegar, porque además del bloqueo, alguien abandonó un carro, imposibilitando el paso, aunque sea una ambulancia.

Ya tenemos un fallecido porque no falta quienes quieren imponer su voluntad

Me hace recordar algo que sucedió cuando era niño; se incendió la granja de nuestro vecino. Antes de llegar los bomberos, llegaron los demás vecinos, queriendo ayudar, y estacionando sus movilidades a ambos lados del camino. Un señor paró su camión en la entrada, y bajo con las llaves; cuando llegaron los bomberos no podía entrar. No había mala intención, sino una total falta de conciencia de los efectos de su actuar, similar a una persona que conduce borracho. De mi vecino, se quemó por completo su granja, y otros dos edificios, maquinaria, más 27 destetes. Gracias a Dios salvaron su casa y no hubo daños personales. En cambio, nosotros ya tenemos un fallecido porque no falta quienes quieren imponer su voluntad a la fuerza con violencia, sin importar las consecuencias de sus actos.

Por este motivo, repito hoy, como parte de mi homilía, el comunicado que había emitido ayer:

Uno menos para contar, la víctima fatal en Puerto Quijarro, un hombre con familia y aspiraciones, ahora sin futuro alguno.

“Al realizar el próximo Censo de Población y Vivienda, sea cuando sea, habrá por lo menos uno menos para contar. Ya hay una víctima fatal por los choques violentos registrados en Puerto Quijarro, un hombre con familia y aspiraciones, ahora sin futuro alguno.

Condenamos la violencia que es inaceptable bajo cualquier pretexto, ideología o fin

Condenamos la violencia, que es inaceptable, bajo cualquier pretexto, ideología o fin, especialmente por fines políticos. Esperamos que este hecho y cualquier otro sea esclarecido en todos sus detalles, y que los responsables tengan que rendir cuentas a sociedad, como algún día tendrán que hacerlo ante el Señor, Juez de vivos y difuntos.

La postergación del Censo es una forma de violencia contra quienes “no cuentan” en la actual administración del país

Consideramos justo el reclamo por un Censo realizado a la brevedad posible con transparencia, para que, a su vez, los procesos democráticos y la administración de los recursos del pueblo sean también caracterizados por la justicia, la trasparencia y la paz. La postergación del Censo, que supuestamente había sido garantizado como prioridad nacional, es también una forma de violencia contra quienes “no cuentan” en la actual administración del país.

Tememos que el paro sirva para endurecer el clima de enemistad y no para solucionar nuestros problemas

Por eso respetamos el paro determinado por el Gran Cabildo Cruceño hace 21 días. Pero nuestro temor es que solo sirva para endurecer el clima de enemistad y para medir fuerzas, y no para solucionar nuestros problemas. 

Compartamos un momento de oración y un refrigerio para luego dialogar buscando el bien común

Exhortamos a todos que mantengan la calma y que renuncien al empleo de la violencia. Pidamos a quienes bloquean y a quienes quieren desbloquear, que compartan un momento de oración y un refrigerio, para luego dialogar y compartir sus verdades como hijos e hijas de Dios, buscando el bien de todos.”

El malo emplea la violencia, el bueno se acerca a Dios. Si recordamos a la Revolución de las pititas sabemos qué lado rezaba y qué lado atacaba

A estas consideraciones quiero añadir lo siguiente, en base a las lecturas de la Misa hoy, pues, como siempre, la Palabra de Dios puede iluminar la situación y debe guiar nuestro caminar. Hemos escuchado en la primera lectura que: “El Señor es juez, no hace distinción de personas: no se muestra parcial contra el pobre y escucha la súplica del oprimido.” El Salmo añade: “Él Señor rechaza a los que hacen el mal para borrar su recuerdo de la tierra. Cuando los justos claman, los escucha y los libra de todas sus angustias.” Queda claro que Dios no es neutral frente a nuestros conflictos y reclamos, sino que juzga quien tiene la razón y quien hace el mal. Nosotros siempre creemos tener la razón; en la práctica, es rara vez que un lado sea todo bueno y el otro todo malo; y es típico que todos luchan desde sus propios sufrimientos. Pero hay elementos que distinguen entre el bueno y el malo. El malo emplea la violencia, el bueno se acerca a Dios. Si recordamos a la Revolución de las Pititas, sabemos qué lado rezaba y qué lado atacaba.

El desprecio es la caldera de la violencia. Semejante fuego se apaga con la oración no del fariseo sino del publicano

Irónicamente, en el Evangelio, Jesús presenta a uno que se acerca a Dios para rezar, pero a fondo, fue un sin vergüenza: «Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos y adúlteros.» Resulta que “Jesús dijo esta parábola”, “refiriéndose a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás.” Este es el gran peligro espiritual de nuestros conflictos: sea lo que sea su postura, es muy difícil no despreciar a otro. El desprecio es la caldera de la violencia. Semejante fuego se apaga con la oración, no del fariseo, sino del publicano: «¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador!».

Pero la Escritura nos da hoy, una oración aún más profunda y sorprendente; San Pablo, consciente de la cercanía de su martirio, humildemente confía en Dios: “El Señor me librará de todo mal y me preservará hasta que entre en su Reino celestial. ¡A Él sea la gloria por los siglos de los siglos! Amén.”