Destacadas

Uno de los derechos más conculcados en Bolivia es el derecho a la vida, Cardenal Terrazas

La celebración dominical realizada en la Basílica Menor de San Lorenzo Mártir, se caracterizó por el ánimo de paz y gratitud por la celebración de los 76 años de vida de S.E. Julio Cardenal Terrazas. La Santa Misa fue presidida por Cardenal Terrazas y concelebrada por Mons. Giambattista Diquattro, Nuncio Apostólico de S.S. Benedicto XVI; el Arzobispo Coadjutor de Santa Cruz, Mons. Sergio Gualberti; los Obispos Auxiliares Mons. Dowlaszewicz y Mons. Sáez; el Obispo Auxiliar de El Alto Mons. Bascopé; sacerdotes de la Arquidiócesis de Santa Cruz y visitantes de las diferentes jurisdicciones eclesiásticas de Bolivia.

Cardenal Terrazas inició su homilía denunciando que “La vida, es uno de los derechos fundamentales más conculcados en Bolivia” al referirse a los últimos acontecimientos ligados a linchamientos y robos agravados que conmocionaron al pueblo boliviano, al punto que surgieron voces que propugnan la implantación de la pena de muerte como una forma de frenar la escalada de la inseguridad ciudadana.

Por otro lado convocó a la comunidad creyente a que reflexione y piense que en Cuaresma se puede dar respuestas concretas, contundentes y urgentes a todo lo que se opone a la  vida porque “La vida no tiene valor si no es entregada con cariño al pueblo…”

Asimismo exhortó al pueblo de Dios que no corra el riesgo de caer en manipulaciones externas, invitó a pensar que la Iglesia o “la casa de Dios es un lugar de encuentro con los hermanos, no un lugar para hacer comercio”. Recordó que “Jesús se indignó porque han convertido la casa de su Padre en un mercado…”

Cardenal Terrazas cuestionó a quienes promueven leyes que no solucionan problemas estructurales indicando que “Hay quienes aplauden medidas cada vez más severas pero que no llegan hasta el corazón…”

El líder de la Iglesia Católica advirtió que los últimos días “Ha habido algunas muertes inhumanas, linchamientos, matanzas en las calles…” que se sigue multiplicando, guerras injustas, conflictos provocados donde se oye palabras de muerte ´pena de muerte’ en consecuencia invitó al pueblo de Dios a pensar en la respuesta de Dios que dice que “Todo se va a reconstruir en Cristo”.

Indicó que los 10 mandamientos, “No es un decreto o una ley de circunstancia o coyuntura” e instó a los responsables del país, que “a veces no saben qué camino tomar frente a una cultura de muerte” recuerden que el mandamiento “No matarás” ¡Es terminante, es claro, es taxativo, no se puede reinterpretar lo que es voluntad de Dios…!”.

Asimismo invitó a reflexionar sobre el mandamiento “No mentirás” al cuestionar ¿qué estamos haciendo con la vida y qué estamos haciendo con la libertad cuando se miente?…” especialmente cuando no se dice todo lo que hay oculto en ciertos planes  de uno y otro lado.

Al finalizar su homilía, agradeció a los fieles por las muestras de afecto en ocasión de su cumpleaños e invitó a los fieles a “Rezar pero no por 100 años más de vida para el Cardenal sino para que el Cardenal sea instrumento de paz, justicia, amor y hermandad…”