Destacadas

Trabajos duros ponen en riesgo la vida de niños y adolescentes

ESTÁN EN GOMERÍAS Y TALLERES MECÁNICOS ADEMÁS DE LA MINERÍA Y LA ZAFRA. 

A veces, no siempre salen a las calles a ganarse la vida porque su familia vive en la pobreza extrema, sino que sus padres los inducen a trabajar para que puedan tener más dinero. 

Ayudantes en talleres mecánicos y gomerías son los oficios más difíciles y riesgosos que desempeñan los niños trabajadores de Sucre, mientras que en el país las peores formas de trabajo infantil están relacionadas con la minería, la zafra de la caña de azúcar, la recolección de la castaña, además de la explotación sexual, mediante la trata y tráfico que, en los últimos años, se hizo más visible.

Pese que el Código Niña, Niño, Adolescente prohíbe el trabajo a menores de 14 años, cada vez más niños son inducidos a trabajar, ya sea por sus padres o porque se encuentran en situación de abandono, poniendo en riesgo su salud y consecuentemente su vida.

Se estima que en Sucre hay cerca de 9.000 niños, niñas y adolescentes trabajadores y gran parte de ellos están por debajo de esa edad permitida; por tanto, no gozan de ningún derecho laboral y son explotados.

Las peores formas de trabajo infantil en Sucre, según datos de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del Gobierno Municipal se encuentran en los talleres mecánicos y gomerías donde los niños están expuestos a graves riesgos, como el que le sucedió a un niño de 12 años que murió aplastado por un camión, en septiembre.

“Cuando los menores trabajan tienen que tener las garantías de que van a estar bien, por ejemplo si trabajan en un taller mecánico o gomería tienen que contar con un equipo de seguridad como un casco, unos guantes que protejan la integridad física de estos menores; sin embargo, esto no se cumple y lejos de ello, tampoco se respetan sus derechos, con remuneraciones insuficientes y no están dentro de lo que señala la Ley”, dijo la coordinadora de Defensorías del Gobierno Municipal, Cleidy Torres.

Situación a nivel NACIONAL

En Bolivia, se estima que hay cerca de un millón de niños, niñas y adolescentes trabajadores, de los cuales el 27% tiene entre cinco y 17 años de edad y de ellos, más del 87% están inmersos en las peores formas de trabajo infantil, como la minería, la zafra de la caña de azúcar, la recolección de la castaña y la explotación sexual, mediante la trata y tráfico de personas.

“Estas peores formas de trabajo infantil son de grave riesgo porque están viviendo en situaciones insalubres, en situación de inseguridad, en lugares muy riesgosos donde, por ejemplo, existe mucha calor, mucha humedad como en la mina”, manifestó la representante de la Defensoría del Pueblo en Chuquisaca, Juana Maturano, quien hace unos días representó a Bolivia en el I Seminario sobre la erradicación del trabajo infantil realizado en Iquique (Chile) donde participaron representantes de Colombia, Perú, Chile, entre otros.

¿TODOS TRABAJAN POR NECESIDAD?

Pero, ¿todos los niños, niñas y adolescentes trabajan porque sus familias están en situación extrema de pobreza? En Bolivia no hay un estudio sobre el tema, pero un estudio realizado en Colombia, reveló que del total de los niños trabajadores, sólo el 20% trabaja porque su familia está en extrema necesidad.

“Entonces eso quiere decir que en muchos casos, los padres actúan de manera irresponsable y utilizan a sus niños para que puedan trabajar cuando el sustento de la casa pueda estar cubierto, pero por ciertas situaciones o ambiciones los niños están trabajando y con la autorización de sus propios padres”, dijo Maturano.

En el Seminario se concluyó que hace falta políticas públicas, por un lado, para sensibilizar a los padres, a la sociedad, al propio Estado y para hacer conocer y vigilar que los derechos de los niños sean resguardados, respetados y atendidos.

Lo normal es que los niños coadyuven en las labores de casa para contribuir en su formación y no que ellos sean los principales generadores de recursos económicos en el hogar.

MÁS DATOS

Aproximadamente 3.000 niños, niñas y adolescentes se encuentran viviendo en las calles principalmente en el eje central, Santa Cruz, Cochabamba, La Paz y El Alto.

Unos 1.000 niños viven junto a sus padres en las cárceles del país.

PLAN CONTRA EL TRABAJO INFANTIL

A partir del próximo año, la Alcaldía de Sucre tiene previsto poner en vigencia un Plan Municipal para la erradicación del trabajo infantil y atención a los niños y niñas trabajadores y una primera acción será el empadronamiento para tener las cifras exactas.

“Vamos a hacer talleres de capacitación, pediremos a la Dirección Distrital que haga un tratamiento diferente a los niños trabajadores, en el proceso enseñanza aprendizaje ya que no van en las mismas condiciones que un niño que no tiene que ir a trabajar y también la Dirección de Salud y los centros dependientes del municipio para darles una atención gratuita”, dijo Cleidy Torres.

Cifras

9.000 es la cantidad aproximada de niños, niñas y adolescentes que trabajan en Sucre.