EL ALTO, SUS IGLESIAS, SU CURA