Beni Destacadas

Solo la verdad y la justicia nos traerá la paz y serenidad, no solo para algunos, sino para todos: Mons. Aurelio Pesoa, O.F.M.

En su Homilía dominical Mons. Aurelio Pesoa, O.F.M. Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, remarcó la manifestación de Cristo Siervo y al mismo tiempo Cordero – Hijo de Dios que con el bautismo en el Jordán comenzó el tiempo de su obra. Destacó que el único interés del Apóstol fue dar testimonio del “Cordero de Dios” como símbolo de inocencia y mansedumbre.

Por otro lado Mons. Pesoa, dijo que Cristo es Fuente de vida y liberación para toda la humanidad caída, por ello seguir a Jesús, no nos limita a rezar sino nos lleva a asumir la actitud del servicio verdadero, en ese contexto dijo que Asumir una vida del “cordero” es vivir una vida transparente de verdad y justicia que nos traerá la paz y serenidad, no solo para algunos, sino para todos.

Finalmente Mons. Pesoa, Vicario Apostólico del Beni, dijo que la salvación obtenida por la muerte de Jesús ha borrado el pecado que alcanzaba a todo el mundo, por Jesús el hijo de Dios, el Espíritu llega a nosotros y nuestra misión como Bautizados es hacer que los más pobres y descartados experimenten la alegría de la liberación.

Homilía de Mons. Aurelio Pesoa, O.F.M.

Vicario Apostólico del Beni

Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana

Domingo 02 Ordinario

Jn. 1, 29-34

15 de enero de 2023 (A)

El Cordero de Dios

Link: Santa Misa presidida por Mons. Aurelio Pesoa O.F.M.

Cristo Siervo y al mismo tiempo Cordero – Hijo de Dios.

1.- En este segundo domingo, después de la fiesta de la Navidad, la liturgia de la Palabra nos presenta la manifestación de Cristo-como Siervo y al mismo tiempo Cordero – Hijo de Dios.  El centro de la predicación apostólica fue el Bautismo de Jesús, y de la vida cristiana fue y será siempre la persona de Jesús.  Jesús que se muestra al mundo.  Como podemos ver y entender, el tema principal es la manifestación del Señor, el medio para hacer ver y entender es el testimonio de Juan el Bautista.

Con el bautismo en el Jordán comienza el tiempo de la obra del Mesías.

Con el bautismo en el Jordán comienza el tiempo de la obra del Mesías – Jesucristo el Cordero de Dios, esto se hace visible mediante el testimonio del Padre y del Espíritu Santo.  Juan Bautista es el testigo verdadero que indica a Jesús y lo reconoce como tal con la afirmación: “Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo

El único interés del Apóstol es dar testimonio de lo que ha visto.

A Juan no se lo contaron, sino que él lo vio y vivió el momento cuando el cielo se abrió, afirma “yo lo he Visto” por eso el mensaje del Evangelio es verdadero.  No se lo contaron fue testigo en primera persona.  El único interés del Apóstol es dar testimonio de lo que ha visto, no hay interés alguno sino proclamar la verdad.

“Cordero de Dios” es símbolo de inocencia y mansedumbre.

¿por qué se llama a Jesús “Cordero de Dios” El cordero es símbolo de la inocencia y mansedumbre.  Los Evangelio hacen referencia al aspecto de mansedumbre e inocencia al narrar el acontecimiento de la pasión de Jesús.  Llevado como cordero al matadero, no abrió la boca.

Fuente de vida y liberación para toda la humanidad caída.

2.- Juan el Bautista lo señala “Este el Cordero de Dios” el Cordero al ser sacrificado se convierte en fuente de vida y de liberación para toda la humanidad caída.  El Bautista presenta a Jesús, esta presentación es un llamado e invitación a nosotros para que ahondemos y vivamos en las enseñanzas de Jesús.

Seguir a Jesús, no nos limita a rezar sino nos lleva a asumir la actitud del servicio verdadero.

Jesús el Cristo nos llama a asumir con valentía el ser cristiano con el servicio, la entrega generosa en la defensa de la vida y la verdad y la justicia.  Seguir a Jesús no nos limita a rezar solamente para conseguir favores, sino que lo principal es esforzarnos por vivir como Él vivió, asumir la actitud del servicio verdadero.

Asumir una vida del “cordero” es vivir una vida transparente.

Asumir una vida del “Cordero”, es vivir una vida transparente, limpia, en justicia, en perdón, en reconciliación, en bondad, disponibilidad y apertura al bien para todos.  Que podamos ser por nuestra disponibilidad, fuente de salvación y liberación.  Que podamos vivir en armonía y serenidad y que los pobres y descartados de la historia puedan experimentar la alegría de la salvación verdadera.

Solo la verdad y la justicia nos traerá la paz y serenidad, no solo para algunos, sino para todos.

El Mesías-Salvador viene a decir y defender la verdad, recordemos que solo la verdad y la justicia nos traerá la paz y serenidad no solo para algunos, sino para todos.  Cuanta paz y serenidad necesita, esto días, nuestra patria que está siendo muy lastimada

La salvación obtenida por la muerte de Jesús ha borrado el pecado que alcanzaba a todo el mundo.

3.- Debemos entender que la expresión que “quita el pecado del mundo” nos indica que la salvación es universal, es decir, la salvación obtenida por la muerte de Jesús ha borrado el pecado que alcanzaba a todo el mundo.

Por Jesús el hijo de Dios, el Espíritu llega a nosotros.

Juan el Bautista reconoce a Jesús como Aquel que “ya existía antes que yo” él da testimonio que el Espírito se ha posado sobre Jesús en el Bautismo.  El testimonio de Juan es que Jesús recibió el Espíritu en plenitud de una vez y para siempre, por Jesús el Hijo de Dios el Espíritu llega a nosotros.

Nuestra misión como Bautizados es hacer que los más pobres y descartados experimenten la alegría de la liberación.

Ese mismo Espíritu es el que nos compromete a dar testimonio de la presencia de Dios en el mundo. En este sentido nuestra misión como Bautizados e hijos de Dios es hacer que los más pobres y descartados de nuestro mundo puedan experimentar la alegría de la liberación, de todo lo que está sometido al mal, liberación que se nos ofrece a cada uno y a toda la humanidad.  Amén