Destacadas

“SIN VERDAD NO HAY JUSTICIA” Mensaje de los Obispos de Bolivia

“Pues desconociendo la justicia de Dios y empeñándose en establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios”

Rom 10,3


CLICK ACÁ PARA EL MENSAJE EN AUDIO

Los Obispos reunidos en la XCVI Asamblea Plenaria hemos analizado la situación    de los robos a templos y particularmente los referidos al Santuario de Copacabana.   

Al respecto hacemos pública, una vez más, nuestra preocupación por el curso de la investigación para dar con los responsables de estos hechos y recuperar los objetos sustraídos.  

La situación que estamos viviendo nos lleva a preguntarnos junto al pueblo boliviano: ¿por qué a más de seis meses de estos acontecimientos, no existen avances serios en la investigación?; ¿quedarán una vez más en la impunidad y el olvido hechos graves como estos?; ¿es la búsqueda de la verdad lo que guía este proceso?, ¿qué motiva a las autoridades judiciales para insistir en convertir a las víctimas de los robos en culpables?; ¿qué pasa con la reputación e integridad de los acusados, que han estado privados, incluso, del derecho a la defensa y señalados por la opinión pública como culpables?; ¿por qué se evidencia tan poco interés en la salvaguarda y protección de los monumentos religiosos nacionales?, ¿no son acaso         una riqueza histórica, cultural y religiosa que beneficia y enriquece   al país en su conjunto?       

Los interrogantes que nos hacemos, no son sólo nuestros, sino que muestran las preocupaciones de muchos hermanos del pueblo boliviano, que sufren la carencia de una debida otorgación de justicia.           

La preocupación que expresamos no es sólo coyuntural. “Hay casos en que es evidente una falta de equidad y transparencia en los procesos judiciales, en los que no prima la búsqueda de establecer la verdad de los hechos, sino otros intereses, como el político o el económico, con el riesgo de que los implicados se sientan víctimas de persecución política”.(Carta Pastoral: Los católicos en la Bolivia de hoy”, 83)

Como Iglesia, somos los primeros interesados en lograr un esclarecimiento total y verídico de estos hechos, exigimos a las instancias correspondientes una investigación eficaz, que respete la presunción de inocencia de los implicados hasta que se demuestre lo contrario. La Iglesia en Bolivia ha hecho un gran aporte a la justicia a lo largo de la historia y se ha manifestado siempre a favor del marco legal vigente y de una administración de justicia transparente y equitativa.     

Manifestamos nuestro apoyo y solidaridad a los sacerdotes y religiosos que están siendo víctimas de estas situaciones, sólo por estar prestando un servicio pastoral            en los templos que han sido objeto de estos delitos. A ellos, y a tantas víctimas de una mala administración de justicia, les animamos a confiarse en la justicia del Señor. Recuerden las palabras de San Pablo: “El amor todo lo soporta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo aguanta”(1Cor 13:4-8).  

Deseamos que nuestro querido pueblo boliviano goce, por fin de una sociedad en la que brille la justicia. Encomendamos este anhelo al Dios misericordioso, a su Hijo Jesucristo, Justo Juez y a su Santísima Madre.          

Los Obispos de Bolivia

Casa Cardenal Clemente Maurer,

Cochabamba, 11 de noviembre de 2013