Destacadas

Papás piensen la vida desde los hijos, el político desde la sociedad, fiscales y jueces desde los desamparados: Mons. Eugenio Coter

Respeta la Palabra y respeta a los demás. Ayuda para que la Palabra sea escuchada.

A la Palabra hay que prestarle atención, no basta con estar, hay que estar con la cabeza concentrados.

La Palabra de Dios es el don que orienta y guía nuestra vida.

Cada uno de nosotros, como cristianos, estamos llamados a la Misión.

Necesitamos de anunciadores de la palabra, catequistas, animadores, sacerdotes.

Recemos porque tengamos sacerdotes que dediquen su vida a anunciar la Palabra de Dios.

 

Homilía de Mons. Eugenio Coter

Obispo del Vicariato Apostólico de Pando

Presidente de la Comisión de Comunicación CEB

Enero 22 de 2023

 

Link: Homilía de Mons. Eugenio Coter

 

Estamos invitados a prestar atención al tema de la Palabra de Dios

Es el domingo de la Palabra y estamos invitados a prestar atención al tema de la Palabra de Dios. Creo que es la oportunidad para nosotros de recordar, de estar presentes el domingo cuando se lee la Palabra de Dios. Hay un 30% casi de nosotros que llega después de la Palabra de Dios.

Estar el domingo, puntuales en la Misa para escuchar la Palabra es un primer compromiso

Bueno sabemos que un poco la impuntualidad es congénita, pero perdemos la Palabra de Dios, no una persona cualquiera, la Palabra de Dios. Y esta Palabra es la que tiene que iluminar este domingo y toda la semana por lo menos, entonces como cristianos, el estar el domingo, puntuales en la Misa para escuchar la Palabra, creo que este es un primer compromiso que este domingo de la Palabra nos recuerda. Y el papa lo pone al comienzo del año pastoral, del camino de este año propio, porque como cristianos tengamos consciencia que nuestra vida es guiada por la Palabra. Es en la palabra que encontramos a Dios y es en la Eucaristía. Pero aquí hacemos experiencia de Dios, aquí estamos en la escuela de Dios, ninguno manda sus hijos tarde a la escuela, tampoco el domingo, buscamos de no perder la palabra.

A la Palabra hay que prestarle atención, no basta con estar, hay que estar con la cabeza concentrados

Segunda cosa claramente, a esta Palabra hay que prestarle atención, no basta estar, hay que estar con la cabeza concentrados. Yo se que a veces las mamás tienen al niño que los distrae, yo creo siempre que si el niño te distrae no te sirve mucho estar aquí, sal paséalo por la plaza y después vuelve para la bendición al final.

Respeta la Palabra y respeta a los demás. Ayuda para que la Palabra sea escuchada.

Pero si estás aquí que sea por que aproveches la palabra y puedes rezar y si no hay las condiciones, no distraer a otros. Respeta la Palabra y respeta a los demás, pero la Palabra tiene que tener esta fuerza, esta centralidad, entonces ayuda para que esta palabra sea escuchada, si el niño está tranquilo, quédate y quédate a escuchar también la palabra.

La Palabra de Dios es el don que orienta y guía nuestra vida

Entonces la Palabra es el don que orienta y guía nuestra vida, y es la que tenemos que meterle atención. Lo que voy pidiendo a veces a los sacerdotes, sobre todo a comienzo del año, que se tomen un tiempo para presentar el Evangelio del Año. Este año leeremos el evangelio de Mateo que tiene sus características domingo tras domingo, vamos haciendo lo que técnicamente llaman una Lectio Continua, una lección continua, leerlo paso a paso, pero toda la estructura en que se coloca Mateo como construye Mateo su evangelio, se la logramos entender, nos ayuda a apreciar aún más y entender aún más profundamente lo que estamos escuchando, domingo tras domingo.

Es importante que nos demos la oportunidad de profundizar la Palabra de Dios

Es importante que nos demos la oportunidad de profundizar esta palabra de Dios y después hay muchos medios, digan a los jóvenes que les muestren como hacer en las redes, en nuestras radios, en nuestras televisiones, todos los días hay comentarios a la Palabra de Dios del día. Podemos dedicarle 2 o 3 minutos todos los días. En vez que el horóscopo, ¿qué nos dice la Palabra de Dios que nos da la luz? esta luz que resplandece como decía el Evangelio de hoy, que resplandece a guiarnos, este Pueblo que somos de Dios en el camino de la vida.

Que sea de verdad el recuerdo del domingo en la palabra un compromiso de nosotros, al comienzo de este año, ser personas que escuchan y prestan atención a la Palabra. Y entro en el evangelio de hoy día, que propio por sus características verán que nos abre a una visión distinta.

Cada uno de nosotros, como cristianos, estamos llamados a la Misión

Una primera indicación, Jesús empieza su camino, entra en escena ¿Qué momento? Cuando Juan el Bautista es callado por Herodes, cuando es el momento en que Jesús tiene que empezar la misión, cuando es que yo como cristiano, cada uno de nosotros como cristianos estamos llamados a la misión. Mateo nos presenta esta indicación cuando Jesús se enteró que Juan Bautista había sido arrestado, se retiró a Galilea, cambia de lugar porque ahí se ha vuelto peligros la cosa, pero empieza a anunciar Él la palabra.

Cuando se busca acallar la voz de Dios es el momento de poner la voz a la Palabra de Dios

Cuando el profeta es callado, Él empieza a ser el hombre de la palabra. Cuando el profeta es callado, cuando la voz de Dios no es apreciada, es desvalorada, es marginada, es el momento que como cristianos tengamos que ser capaces de dar la palabra, de ofrecer la palabra.

Cuando el momento que se busca de acallar la voz de Dios, es el momento de poner la voz a la Palabra de Dios, pidamos al Señor de tener esta lucidez.

Jesús empieza la vida pública desde el lugar de la periferia, de la marginalidad.

Un segundo pasaje ¿de dónde viene Galilea? La Galilea no era el lugar del hebreo, mejor. Jerusalén no está en Galilea, está en otra región, en Judea que está al sur de Israel y Jesús vuelve a Galilea de donde a venido y cambia su morada de Nazareth a Cafernaun porque empieza la vida pública. Los biblistas dicen tenía entonces como 32 o 34 años que empieza la vida pública y empieza desde el lugar de la periferia, de la marginalidad.

La Palabra viene desde la vida y no la vida cuando es perfecta, sino cuando la vida lucha

Galilea no gozaba de buena fama, Galilea era el lugar donde lo bueno y lo malo se mezclan, donde hay una laguna grande que la llaman mar y para el Israelita el mar era el lugar de riesgo y de muerte. Entonces no es el lugar ideal, no es que desde ahí viene la palabra. La palabra viene desde la vida y no la vida cuando es perfecta sino cuando la vida lucha, desde ahí que encontramos dentro de esto la voz del profeta que se hace palabra. Dentro de nuestra historia cuando el camino no es fácil, tenemos que saber reconocer la palabra y dar voz a esta palabra.

Papás piensen la vida desde los hijos, el político desde la sociedad, fiscales y jueces desde los desamparados

Tierra de Zabulón tierra de Neftalí, este lugar donde está la marginalidad y esto también nos invita a pensar las cosas de la vida, desde la marginalidad. Papa Francisco dice, aprende a pensar desde la frontera, aprende a pensar desde la periferia. Un ejemplo, bueno es fácil, los papás pueden pensar la vida de la casa de la familia desde la mirada de los hijos. El político piense la vida de la sociedad desde la mirada de la gente más sencilla. Fiscales y jueces aprendan a pensar la vida desde la pobreza de los desamparados.

Hago el ejemplo fácil y cuando hablo a veces a los adolescentes me dicen:

  • ¡Ah! mis papás no me entienden
  • Bueno ¿cuándo hablas con ellos?
  • Casi nunca…
  • ¿Y qué pretendes que te entienda si tu no te comunicas? Si tu te levantas en la mañana y no logras decir ni buen día, ni mirarlos, ni sonreír. Pones la cabeza en el tazón, la sacas, te tiras la mochila al hombro y te sales casi tirando la puerta. Ya no te ven y cuando vuelves te encierras en tu cuarto con tu audífono. ¿Qué pretendes que entiendan? ¿A quién? Prueben a pensar -les digo a los adolescentes- prueba a pensar a tus papas que son tu periferia.

Entonces los adolescentes dicen:

  • Pucha es verdad ¿Cómo va a entenderme si yo no les doy la oportunidad?

Eso es. Papás prueben a pensar a vuestra vida, a vuestra familia desde los hijos.

Políticos desde la gente común, jueces desde la gente desamparada que saben que piden justicia, necesitamos pensar desde la periferia, desde la frontera, no desde nosotros… desde los demás que se relacionan con nosotros. Esto nos hace crecer y esto abre el camino de una luz nueva, de una luz distinta como dirá el profeta de esta luz que se levanta desde la periferia e ilumina la vida de otra manera.

Necesitamos de anunciadores de la palabra, catequistas, animadores, sacerdotes

Hay mucho más que seguir en este evangelio, lo haremos en la Misa de esta noche. Una última indicación: hacernos servidores de la Palabra y aquí la invitación de verdad, papás, mamás a tener el corazón abierto, Dios llama a seguirlo a nuestra juventud, necesitamos de anunciadores de la palabra, catequistas, animadores, sacerdotes.

Recemos porque tengamos sacerdotes que dediquen su vida a anunciar la Palabra de Dios

No tengamos miedo, no acallemos la voz de Dios cuando hace sentir a nuestros jóvenes: “bueno podría dedicar mi vida a servir a Dios en su Palabra” No acallemos, no pongamos un obstáculo, más bien recemos porque tengamos sacerdotes, nos faltan, nos faltan muchísimos, hemos pedido ayuda en muchos lugares de la Iglesia en Latinoamérica, todavía sin casi respuestas, necesitamos de sacerdotes que dediquen su vida a anunciar la Palabra porque esta es la Palabra que nos salva, no solo en la eternidad, nos enseña a vivir mejor en el día a día.

Pidamos entonces el don de anunciadores de la Palabra, el Evangelio de hoy nos pone el ejemplo de Pedro y de Andrés, de Juan y de Santiago.

Que el Señor repita su don en medio nuestro.