Internacional

Papa Francisco volvió de Armenia con el Arca de Noé

En Armenia, a poca distancia del Monte Ararat, donde la tradición refiere que encalló el Arca de Noé después del Diluvio universal que relata la Biblia, los Apostólicos Armenios regalaron al Papa una representación del Arca de Noé, para que traiga al Vaticano.

Aunque Francisco no hizo la relación directa entre el Arca y la fe, dijo en el avión de regreso, que “solamente la fe los mantuvo de pie”. El Papa manifestó que el ícono del pueblo armenio es “una vida de piedra y una ternura de madre. Ha cargado cruces, pero cruces de piedra. Pero no perdió la ternura, el arte, la música, esos cuartos tonos tan difíciles de entender y con gran genialidad. Un pueblo que sufrió tanto con su historia, solamente la fe lo mantuvo de pie. Porque el hecho que haya sido la primera nación cristiana, esto no es suficiente. Fue la primera nación cristiana porque el señor la bendijo, tuvo los santos, tuvo obispos santos y los mártires. Por eso hizo de la resistencia, esa piel de piedra digámoslo así, pero no perdió la ternura de un corazón materno. Armenia es también madre.

También vos y yo podemos tener una vida dura y sin embargo no perder la ternura, gracias a la fe.