Internacional

Obispo de Avellaneda – Lanús: “Como cristianos, tenemos una misión que cumplir”

El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Frassia, recordó que todos los cristianos tienen, como Jesús, una misión que cumplir en esta vida. Así se refirió el prelado en una reflexión en torno al evangelio dominical, que fue transmitida por radios del conurbano bonaerense y la capital federal.

Monseñor Frassia comentó que Jesús se presenta el domingo como un enviado que debe hacer el sacrificio y la voluntad del Padre, por eso anuncia a sus discípulos que debía ir a Jerusalén y sufrir mucho. Ante la actitud de Pedro, de rechazar el plan divino, el obispo destacó la reprensión de Jesús, que le advierte que tales pensamientos “no son los de Dios, sino los de los hombres”.

“En lugar de tener el conocimiento de Jesús, muchas veces nosotros opinamos de forma contraria y en lugar de tener criterios de Dios, del Evangelio o de la Iglesia, tenemos criterios mundanos; pensamos como cualquier otro, como los de afuera. Gente comprometida, gente de adentro, gente nuestra, a veces tienen sorprendentes opiniones, juicios, posturas y actitudes”, lamentó.

“Me parece importante destacar a quién seguimos: a Jesucristo, y así ordenarnos desde esa realidad. El protagonista principal es Él, no nosotros; lo nuestro es hacer, vivir y tener criterios del Evangelio y de Cristo; no de nuestras ideologías, ni nuestros pensamientos, ni nuestras cosas. Así como Pedro fue reprochado, también nosotros a veces somos reprochados por el Señor. ¡Ojo, tu pensamiento no es el de Dios, sino que te comportas como los hombres!”, agregó el obispo.

El llamado de atención de Jesús concluye con una exhortación:«Si quieres ser mi discípulo y seguirme, renuncia a aquello que es obstáculo». Al respecto, el obispo agregó: “Es una renuncia en serio. No es como sacarse un pulóver y ponerse una camisa, sino desistir de algo que no está bien en nosotros”.

“Jesús –añadió- también nos dice que todos tenemos una cruz y hay que cargarla, pero también hay que seguirlo, ¡y esto es importante! El que quiera seguirlo tiene que renunciar y cargar su cruz. El que lo sigue, también tiene que imitarlo”.

Monseñor Frassia cerró su alocución invitando a pedir el Señor la claridad para discernir y cumplir con la misión que propone: “Es necesario manifestar la convicción que uno tiene así: ‘¡tengo que hacer lo que Dios quiere y no lo de los hombres, no la cultura reinante, no la superficialidad dominante, no lo que todo el mundo hace, como si esto ya fuera un criterio! Escuchemos al señor, sigámoslo, arrimémonos más a Él quedándonos más en Él”.