Internacional

No soy Pontífice Supremo de la Iglesia Católica, soy simplemente un peregrino

(Castel Gandolfo, Roma)Poco después de las 17 horas del 28 de febrero de 2013, el último día de su pontificado, el Papa Benedicto XVI, salió del Palacio Apostólico en medio de afectuosos saludos, aplausos y vítores, luego abordó un helicóptero que lo llevó desde el Vaticano hasta Castel Gandolfo, a donde llegó después de un vuelo de 15 minutos.

A las 17:38, el Papa se asomó al balcón central del Palacio Apostólico de Castel Gandolfo y se dirigió a los fieles de la diócesis de Albano, que llenó la plaza. A continuación transcribimos sus últimas palabras de saludo como Pontífice:

Gracias a vosotros.

Queridos amigos, estoy muy contento de estar con vosotros, rodeado por la belleza de la creación y por vuestra simpatía que me hace sentir bien. Gracias por vuestra amistad, por vuestro afecto. Sabéis que para mí este día es distinto de los demás: no soy Pontífice Supremo de la Iglesia Católica; es decir, lo seré hasta las ocho de esta tarde, después ya no. Soy ,simplemente, un peregrino que empieza la última etapa de su peregrinación en esta tierra. Pero quisiera todavía, con mi corazón, con mi alma, con mis oraciones, con mis reflexiones, con toda mi fuerza interior, trabajar por el bien común y el bien de la Iglesia y de la humanidad. Y me siento muy apoyado por vuestra simpatía. Vayamos adelante con el Señor, por el bien de la Iglesia y del mundo. Gracias, y ahora os imparto, de todo corazón, mi bendición.

Sea bendito Dios Todopoderoso, Padre , Hijo y Espíritu Santo, Gracias, buenas noches. Gracias a todos vosotros.