Internacional

Muere el misionero Pedro M. Salado tras salvar a 7 niños

(ECUADOR)

Tenía 43 años y dirigía un hogar-escuela en Ecuador.

El hermano Pedro murió como vivió entregado a Dios y a los niños.

Según informan desde la diócesis de Córdoba, el pasado domingo 5 de febrero falleció el misionero Pedro Manuel Salado, de 43 años, tras salvar la vida de siete niños que habían sido arrastrados por el mar en una playa cercana a la misión de Quinindé, en Ecuador. Pedro Manuel pertenecía a la Familia eclesial Hogar de Nazaret, fundada por María del Prado Almagro.

El hermano Pedro se consagró al Señor en el año 1990 y hasta 1998 vivió en el Hogar de Nazaret de Córdoba. En este año fue destinado a la misión que el instituto tiene en Quinindé (Ecuador).

Y allí ha servido al Señor, y a los niños desamparados dirigiendo un Hogar y la Escuela-Colegio Sagrada Familia de Nazaret, con una entrega reconocida por aquellos que lo conocían y habían convivido con él.

Al conocer la noticia el obispo de Esmeraldas, el español Mons. Eugenio Arellano, afirmaba que “el hermano Pedro murió como vivió” entregado a Dios y a los niños.