Pando

Mons. Luis Casey en Riberalta: “Un profeta no es un adivino que predice el futuro, es alguien que ve la realidad y la enfrenta con la Palabra de Dios”

Este domingo 1 de febrero durante la misa matutina celebrada en la catedral de Riberalta, Monseñor Luis, Obispo Emérito de Pando, durante su homilía hizo énfasis en la figura del Profeta, la autoridad moral y la práctica de la fe.

Sobre la autoridad moral monseñor Luis se dirigió a los padres de familia a quienes recordó: “Papás y mamás ustedes tiene que vivir lo que quieren de sus hijos, el comportamiento de éstos nos es más que un reflejo de lo que vive ustedes, del ambiente familiar”, sostuvo.

Haciendo eco de la primera lectura, el obispo emérito se refirió a la figura y función del profeta. Jesús fue un profeta, dijo, un profeta no es un adivino que predice el futuro, no, eso no es un profeta. Un profeta es aquella persona que habla en nombre de Dios, es alguien que ve la realidad y la enfrenta con la Palabra de Dios, y reflexionando sobreello habla en nombre de Él. Todos estamos llamados a ser profetas desde nuestro bautismo, exhortó monseñor Luis.

En sintonía con el santo padre Francisco quien ve con preocupación la naciente globalización de la indiferencia, monseñor Casey sostuvo: “¿cuántas veces vemos el mal en nuestro ambiente y no hacemos nada?, solemos decir: no me hace mal a mí ¿para qué voy a hablar? ¿Cuántas veces hemos visto el robo, estafa, coimas, y por temor a lo que los demás piensen en nosotros, callamos?. Nos falta luchar contra la injusticia que muchas veces nos rodea”, manifestó.

Finalmente monseñor Luis reflexionó sobre la fe entendida no como la mera participación en ceremonias religiosas. “Se trata de llevar la fe al mundo, a nuestra realidad, viviendo una fe practica para contagiar a los demás el deseo del encuentro con Dios. Y concluyó su homilía invitando al pueblo de Dios a abrir los corazones a la Palabra de Dios, dejemos que ella penetre nuestra vida y provoque cambios en ella”, concluyó.