Destacadas

Mensaje de los Obispos de Bolivia: “Por una democracia al servicio del bien común”

“¡Ay de los pastores que se apacientan a sí mismos!”

(Ezequiel 34,2)

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana observa con atención y preocupación el proceso electoral en marcha. Constatamos algunas amenazas que pueden debilitar la institucionalidad democrática y su servicio al bien común de la sociedad boliviana.

Campaña anticipada e inadecuada

Desde el comienzo, en la propaganda electoral, usando particularmente los medios de comunicación y redes sociales, hemos asistido a un enfrentamiento verbal de denuncias, insultos y descalificaciones mutuas entre algunos candidatos, realidad que no contribuye en nada a la demanda de información y propuestas electorales serias en respuesta a las necesidades concretas de la población.

Se dejan de lado problemas estructurales y realmente delicados como la pobreza persistente, el crecimiento de la inseguridad ciudadana, una deficiente administración de justicia, el crecimiento del narcotráfico, el estancamiento de los servicios de educación y salud frente a las eternas promesas de su transformación.

¿No son las autoridades las que están llamadas a dar soluciones realistas a estos problemas? Moralmente, no es lícito buscar el poder por el poder, podríamos caer de lleno en la irresponsabilidad de las autoridades de Israel que el profeta Ezequiel denuncia con fuerza: “Así dice el Señor DIOS: ¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿No deben los pastores apacentar el rebaño?”. (Ezequiel 34,2)

Diálogo democrático para una agenda ciudadana

Fiel a su vocación de servicio, en las últimas semanas, la Iglesia católica, a través de la Pastoral Social Cáritas, ha hecho conocer los resultados del proceso de consulta que ha llevado adelante en los nueve departamentos identificando importantes demandas y propuestas de la ciudadanía en los ámbitos económico, social, político y de los recursos naturales. Ha sido un importante ejercicio ciudadano que se ha hecho conocer también oportunamente a las agrupaciones políticas participantes. Son demandas ciudadanas que esperan ser atendidas con respuestas y propuestas claras para el futuro de nuestro país.

Contienda desigual

Es evidente una desigual contienda electoral por la enorme disponibilidad de recursos de unos y la escasa disponibilidad de los mismos por parte de otros. Al respecto es importante recordar que esta desigualdad de condiciones merma la credibilidad e institucionalidad democrática, incluso más allá de los resultados que pueda generar el proceso.

En el caso del partido en función de gobierno se ha venido argumentando un falso dilema entre gestión pública y propaganda política cuando es evidente que se usan recursos del Estado con una clara intencionalidad de reconocimiento y, por consiguiente, de prolongación en esferas de poder.

Al respecto, como Iglesia, demandamos, de parte de todos, transparencia en la campaña electoral, presentación de planes y programas en función del bien común, dignidad para todos e imparcialidad del Tribunal Supremo Electoral. Todo esto, por el respeto que merece la libertad de conciencia e inteligencia de la ciudadanía que sabrá discernir por sí misma la credibilidad que merece uno u otro candidato.

Rol de los medios de comunicación

Los medios de comunicación social tienen un rol importante en este proceso, deben seguir alentando espacios de información y conocimiento, tanto de las necesidades e intereses de la población como de las diferentes propuestas políticas en respuesta a estas necesidades, evitando todo exceso, manipulación y culto al espectáculo promoviendo una información veraz y responsable. Es una tarea no fácil, por eso les animamos a continuar con esta labor, indispensable para el éxito de un verdadero proceso democrático.

Llamado a una participación responsable

Como pastores convocamos a la ciudadanía a hacer prevalecer su derecho a obtener, de las diferentes agrupaciones políticas, una lectura objetiva y propuestas serias sobre la realidad del país y las necesidades urgentes de la población.

Asimismo les decimos que es un deber de conciencia prepararse con responsabilidad para el día de las elecciones y participar activamente con vocación y civismo.

Que el Señor de la Vida ilumine a candidatos y electorado para seguir construyendo juntos mejores días para nuestra sociedad y las generaciones que nos siguen.

Mons. Eugenio Scarpellini

Secretario General de la Conferencia Episcopal Boliviana

La Paz, 21 de agosto de 2014