Internacional

Más de 200 mil peregrinos en Perú atraviesan el desierto y honran a la Virgen de Chapi

Con un llamado a vivir la santidad, más de 200 personas vivieron una gran fiesta de fe el pasado fin de semana en el Santuario de la Virgen de Chapi en Perú. Los miles de peregrinos, que llegaron al lugar atravesando 60 kilómetros de desierto desde Arequipa, agradecieron a Nuestra Señora la “Mamita” -como la llaman de cariño- las innumerables bendiciones que les ha concedido.

El evento, que comenzó desde la mañana del 30 de abril con sucesivas celebraciones eucarísticas, tuvo como acto central la Solemne Misa del 1º de mayo, que presidió el Arzobispo de Arequipa, Mons. Javier Del Río Alba, a las 11:00 horas. En la ocasión los fieles ganaron la Indulgencia Plenaria, otorgada con el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.

Durante la homilía de la celebración Eucarística, el prelado señaló: “Debemos pedirle a la Mamita de Chapi que nos haga más santos cada día. Hemos querido que también la puerta de su Santuario sea Perta Santa, así que recibiremos la Indulgencia Plenaria, que es la remisión de las culpas que nos produce el pecado”.

Refiriéndose a María, recordó que ella siempre estuvo al lado de su Hijo, y llamó a todos a imitarla: “Cuando todos lo abandonaron creyéndolo derrotado por la muerte, allí estuvo ella, porque sabía quién era él. Que sea revelación también que se haga presente en nuestra vida, aceptando a Jesús como nuestro salvador”.

Mons. Del Río Alba también se refirió a la construcción del nuevo templo que se viene adelantando, señalando que ya tiene un avance del 60%. El nuevo lugar de culto tendrá una capacidad para 4 mil personas quienes podrán participar de las Eucaristías que allí se celebren.

Tras la Misa, la venerada imagen del a Virgen de Chapi -vestida de un hermoso traje blanco y manto morado- salió el procesión por la explanada del santuario.

Trece fueron las celebraciones Eucarísticas que ocurrieron durante los días de la conmemoración mariana -30 de abril y 1º de mayo-. La Misa inaugural ocurrió a las 15:00 horas del sábado. En la ocasión también se ofreció el Sacramento del Bautismo, se oró el Santo Rosario para marcar el inicio del mes mariano y se ofreció la tradicional serenata a la “Mamita” de Chapi.

Los orígenes de la devoción a la Virgen de Chapi datan del siglo XVIII con la llegada de la venerada imagen desde España, traída al Perú muy probablemente por los misioneras franciscanos a cargo del curato de Potosí, al cual pertenecía Chapi. Otra tradición dice que la efigie llegó de manos de los Jesuitas, quienes por entonces se habían establecido en Moquegua.

La imagen es una hermosa representación de la Virgen de la Candelaria coronada, quien lleva consigo al Nino Jesús, representado también como el pequeño Rey. Ella fue coronada por San Juan Pablo II durante su visita a Perú en 1985.

Su festividad es todos los años el 2 de mayo, con el fin de marcar el inicio del mes mariano. Este día, o el fin de semana más cercano a la fecha, miles de peregrinos se dan cita en su santuario, siendo la festividad mariana más importante de la Arquidiócesis de Arequipa. Esta advocación también se celebra el 2 de febrero, día de la Candelaria, y el 8 de septiembre, la Natividad de la Virgen María.

Con información de la Arquidiócesis de Arequipa y de la Conferencia Episcopal Peruana.