Santa Cruz

Los retos y desafiós de la Misión en Bolivia

La formación de la conciencia misionera en todos los bautizados y la conversión de estructuras obsoletas en la Iglesia, son algunos de los principales desafíos señalados por la hermana Cilenia Rojas, coordinadora de las Obras Misionales Pontificias

Estamos a una semana del Congreso Misionero Nacional y la hermana Cilenia hace un análisis crítico de la situación de la Misión Permanente en Bolivia. Aunque reconoce que “hay estructuras en la Iglesia que todavía deben ser convertidas para agilizar la evangelización” asegura que este congreso puede ser “un espacio y un tiempo de gracia para que el espíritu de Dios nos ilumine y nos ayude a ser más misioneros hoy”.

“La misión es un proceso” subraya la hermana a tiempo de indicar que de a poco se está llegando a la conciencia de los bautizados y que todavía “Es necesario que como iglesia nos abramos al espíritu y que juntos podamos aportar en este proceso que tiene la iglesia con la Misión Permanente”.

Pregunta: Porque es importante un Congreso Nacional

Respuesta: Un congreso misionero no es un encuentro cualquiera, un congreso es un  espacio de reflexión, de compartir las experiencias, de buscar juntos los caminos para poder responder a los desafíos de hoy con la misión, por eso es muy importante organizar un congreso para que todos los misioneros de Bolivia puedan compartir, puedan reflexionar y también ayudar a la iglesia a responder a esos desafíos de hoy en la misión.

Pregunta: Hermana ¿Cuál va ser el impacto de este Congreso Nacional y qué resultados puede dar?

Respuesta: Para nosotros sobre todo es que este sea un tiempo de gracia, un tiempo de reflexión, un tiempo en el que  como comunidad, como misioneros podamos aportar al  caminar de nuestra iglesia. Nosotros esperamos sobre todo la participación, el aporte de cada uno de los misioneros, esperamos sobre todo apertura al espíritu, porque un congreso no es dejarnos llevar solo por nuestras inquietudes si no es dejarnos iluminar, dejarnos inspirar por el espíritu de Dios para que nuestra iglesia, para que la comunidad siga adelante con esa tarea que el Señor nos ha dado de ir a anunciar a todos los rincones, de llevar la palabra de Dios donde todavía no lo conocen, hacer que nuestros hermanos que no se han encontrado con el Señor puedan encontrarse.

Para nosotros el gran desafío es que como comunidad, como iglesia nos abramos al espíritu y que juntos podamos aportar en este proceso que tiene la iglesia con la Misión Permanente.

Pregunta: ¿Cómo está hoy por hoy la Iglesia de Bolivia en materia de misión? ¿Se ha llegado a posicionar en la conciencia de los católicos de Bolivia que debemos ser misioneros?.

Respuesta: Estamos en un proceso, estamos haciendo  un camino como iglesia, no hemos llegado todavía a tomar posesión de la conciencia misionera en todos los bautizados, no es tan fácil, es un proceso  muy largo pero que sin embargo vemos que en los últimos años si se va creando mayor conciencia, esta conciencia misionera siempre la hubo, la respuesta ha sido de forma diferente según la coyuntura de cada momento.

La coyuntura actual nos presenta grandes desafíos y por lo tanto este compromiso con la misión es desafiante y estamos llamados a responder, si bien hoy no es tan fácil pero estamos en un proceso, hemos hecho un camino, no comenzamos de la nada, hemos hecho un camino  y hay una voluntad como Iglesia de que esto siga adelante.

Pregunta: ¿Las estructuras de nuestra Iglesia, son estructuras que facilitan ya el espíritu misionero?.

Respuesta: Al estar en un proceso estas estructuras también están en un proceso de conversión, creo que como iglesia hemos tenido una dinámica de trabajo pastoral y misionero de alguna manera, cuesta dar este pase de conversión, de transformación de estas estructuras, esto no quiere decir que no haya estructuras que van agilizando el compromiso con la misión. Hay estructuras que van agilizando pero hay otras que todavía tenemos que convertirlas.

Hoy se habla que las parroquias y las comunidades  religiosas tenemos que hacer una transformación, una conversión de nuestras estructuras para responder a la misión, estamos en proceso y se van dando pasos y se ha ido haciendo caminos.

¡Vengan al congreso misionero con entusiasmo!

Al finalizar la entrevista la Hna. Cilenia, invita  a todos lo que ya están delegados como congresistas a que puedan participar con un espíritu abierto, con espíritu y con ganas de renovar nuestra iglesia, de aportar a nuestra iglesia en este proceso, en este compromiso con la misión. Animamos a todos los delegados que van  al congreso misionero a que vengan con entusiasmo y aquellos que todavía no se han inscrito que se puedan inscribir para que podamos contar con una presencia viva, con una presencia activa de la iglesia. A todos aquellos que no van a poder participar de manera física les invitamos a que puedan orar por el Congreso Misionero, les pedimos que recen porque como les decía al inicio un congreso no es solamente ir a manifestar ideas, es un espacio y un tiempo de gracia para que el espíritu de Dios nos ilumine y nos ayude a ser más misioneros hoy.