Internacional

Los Obispos de Tierra Santa a las autoridades israelíes: la expulsión expone a los refugiados eritreos y sudaneses a peligros y guerras

Las autoridades israelíes están imponiendo a los solicitantes de asilo eritreos y sudaneses que elijan entre la prisión o el éxodo en otros países, y esta elección política puede exponer “a muchas vidas al peligro y a un futuro incierto”. Así lo han afirmado los Jefes de las Iglesias Católicas en Tierra Santa, en un texto publicado en los últimos días expresando sus reservas y perplejidades con respecto a la reciente disposición implementada por el gobierno israelí.
El pasado 1 de enero, la Autoridad Israelí para la población y la inmigración dio a conocer la disposición por la cual – revelan los Jefes de las Iglesias Católicas de Tierra Santa-, se da a los solicitantes de asilo de Sudán y Eritrea presentes en Israel, solo la opción de elegir entre ser transferidos a otros países o el encarcelamiento. Para incentivar las salidas, los que abandonen Israel ante de finales de marzo de 2018 recibirán una suma de 3.500 shekels israelíes (menos de 850 euros) además del billete aéreo, mientras que los que permanezcan en Israel después de la fecha especificada podrán ser sometidos a medidas de detención.

Todos los refugiados presentes en Israel y procedentes de Sudán y Eritrea – se lee en la disposición de las autoridades israelíes -, cuando vayan a solicitar la renovación de sus permisos de residencia, a partir del próximo 2 de febrero se les informará que tienen solo 60 días para salir del país, mudándose a su país de origen u otro estado africano. La medida no se aplica a las mujeres, los niños, los padres con hijos a cargo y las víctimas de la esclavitud, el trabajo forzado y la violencia sexual. “Si bien reconocemos la necesidad de controlar el flujo de solicitantes de asilo en nuestro país, como en otros lugares”, escriben los obispos católicos, “no podemos permanecer indiferentes a la difícil situación de muchos refugiados que huyen de la dictadura, la guerra y otras condiciones horribles. El bienestar de la sociedad israelí” agregan los obispos “no se puede lograr a expensas de tantas personas rechazadas a la vez y tantas vidas expuestas al peligro y a un futuro incierto”.

En este sentido, los obispos también señalan un versículo del Levítico: “Al extranjero que reside entre vosotros lo tratareis como a uno que nació entre vosotros. Tú lo amaras como a ti mismo, porque tú también fuiste extranjero en la tierra de Egipto. Yo soy el Señor, tu Dios”. “Esperamos” concluyen los obispos “que la Administración tenga en cuenta la angustia de los solicitantes de asilo presentes en Israel y encuentre soluciones más humanas que ofrecer”.
El documento de los Jefes de las Iglesias Católicas de Tierra Santa está firmado, entre otros, por el Arzobispo Pierbattista Pizzaballa, Administrador Apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, y por el padre Fancesco Patton, Custodio de Tierra Santa.