Internacional

La vida de un solo ser humano vale más que un pozo de petróleo

(Cuenca – Ecuador) La Asamblea de Pastoral Social de la Arquidiócesis de Cuenca resolvió sumarse a la campaña en defensa del Parque Nacional Yasuní, en la amazonía ecuatoriana, y apoyar la campaña para la recolección de firmas que busca la convocatoria a una “consulta popular en la cual el pueblo ecuatoriano, informado y libremente, exprese su aceptación o rechazo de la explotación petrolera en el YASUNÍ”.

El pronunciamiento fundamenta su decisión en que la Misión de la Iglesia Católica es “promover el cuidado de la Creación, por ser un don de Dios, fundamento de la vida humana, y espacio para el encuentro con el Creador”, y que en el parque Yasuní “viven pueblos nativos, cuya existencia fue evidenciada por el sacrificio de Mons. Alejandro Labaka y la Hermana Inés Arango”.

Según explica el comunicado de la Asamblea de la Pastoral Social de Cuenta, “la vida de un solo ser humano vale más que un pozo de petróleo”, por lo que “no se puede sacrificar a un pueblo para “salvar” a otro, bajo la justificación de “interés nacional”.
Adiconalmente, se hace un llamado a la comunidad internacional a pronunciarse “para salvaguardar el YASUNÍ, considerando que es patrimonio natural y humano no sólo de Ecuador sino de la comunidad internacional”.

Lea aquí el pronunciamiento completo:
LA ASAMBLEA DE PASTORAL SOCIAL DE LA ARQUIDIÓCESIS DE CUENCA
Considerando:
1.- Que es nuestra MISIÓN promover el cuidado de la Creación, por ser un don de Dios, fundamento de la vida humana, y espacio para el encuentro con el Creador.

2.- Que en la Creación existen espacios privilegiados, como el Parque Nacional YASUNÍ, en el cual se manifiesta de manera suprema la providencia de Dios, por la riqueza en biodiversidad endémica.

3.- Que en YASUNÍ viven pueblos nativos, cuya existencia fue evidenciada por el sacrificio de Mons. Alejandro Labaka y la Hermana Inés Arango.

4.- Que estos pueblos en aislamiento voluntario se constituyen en LUZ DE LAS NACIONES, porque están dando testimonio de que es posible vivir de una manera sostenible, sin destruir el ambiente.

5.- Que la vida de un solo ser humano vale más que un pozo de petróleo, y que no se puede sacrificar a un pueblo para “salvar” a otro, bajo la justificación de “interés nacional”

ACUERDA:
1.- Unirnos al proceso de concienciación para que toda la población asuma el compromiso de cuidar y defender el YASUNÍ y más reservas naturales,como espacios privilegiados de la Creación.

2.- Defender los derechos de los pueblos del YASUNÍ (Art. 57 de la Constitución del Ecuador) y valorar el significativo aporte que nos dan para revisar nuestro estilo de vida depredador de los recursos naturales y del ser humano.

3.- Apoyar la campaña para la recolección de firmas, con el fin de conseguir la consulta popular en la cual el pueblo ecuatoriano, informado y libremente, exprese su aceptación o rechazo de la explotación petrolera en el YASUNÍ. (Arts. 104 y 398 de la Constitución)

4.- Pedir el pronunciamiento de todas las Naciones para salvaguardar el YASUNÍ, considerando que es patrimonio natural y humano no sólo de Ecuador sino de la comunidad internacional.

Cuenca, 17 de marzo del 2014
Redacción EVARED. Foto tomada de yasunidos.org