Santa Cruz

La Iglesia católica exhortó a dejar la indiferencia y la confrontación

En un ambiente festivo y de oración la iglesia católica cruceña exhortó públicamente a los fieles a no ser indiferentes ante tantas víctimas de la maldad y del egoísmo, y dejar de lado la confrontación que solo genera división. Así lo remarcó el arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, en la celebración de Corpus Christi que ayer se realizó en el estadio Ramón Tahuichi Aguilera.

“La eucaristía es misterio de liberación que nos interpela y provoca continuamente a que seamos operadores de paz y de justicia, en nuestro mundo marcado por tantas violencias, guerras, terrorismo, corrupción y narcotráfico. Un mundo marcado por tantas situaciones indignas del hombre y desigualdades que claman al cielo, en las que a causa de la injusticia y la explotación miles de hermanos y hermanas, especialmente niños, ancianos y mujeres mueren por falta de comida, mientras que otros derrochan descaradamente las riquezas de la tierra destruyendo el medioambiente”, dijo en su homilía.

Remarcó que ante tantas víctimas de la maldad y del egoísmo humano, “no podemos ser indiferentes ni escudarnos al pensar que son problemas que no nos atañen”.

El prelado lamentó que todavía en nuestro país siguen presentes rencores atávicos y la confrontación se ha vuelto cultura y medio común para solucionar los problemas, y donde el diálogo no se realiza en base a la racionalidad, al respeto del otro y a la disponibilidad a encontrar un punto de común acuerdo, sino que ha decaído a instrumento para medir fuerzas.

Llamado a la paz
Para tener un ambiente de paz el arzobispo cruceño destacó la importancia de la reconciliación abriéndose al diálogo en la escucha y sincero respeto del otro y criticó la cultura del enfrentamiento. “El fruto de la celebración de la eucaristía tiene que manifestarse fuera de las puertas de nuestras iglesias y templos, tiene que manifestarse en el compromiso por la restauración de la justicia, la reconciliación y el perdón”, añadió.
Recordó que esta festividad invita celebrar unidos la eucaristía, que es fuente de la vida y de la misión de la Iglesia, como expresa el lema de este año Fortalecidos por la eucaristía, vayamos a la misión.

Una iglesia de testimonio

Hizo recuerdo a los files del llamado del papa Francisco que pide que la iglesia salga a testimoniar la alegría del evangelio y abre camiones de esperanzas para el mundo de hoy.

Dijo que el amor de Cristo es lo que nos debe animar e impulsar para salir al encuentro del otro y buscar lo que nos une y no lo que nos divide. 

“La eucaristía nos mueve a salir de nosotros mismos, a dar nuestra cara, con humildad pero con firmeza, en favor de los últimos de la sociedad, como el mejor anuncio de la novedad de Cristo, aun sabiendo que se corre el riesgo de cargar con la cruz de que el amor del Señor no siempre sea entendido y acogido”, indicó.

 Asumiendo el compromiso misionero, recordó que hace cuatro años la Iglesia en Bolivia asumió el desafío de organizar, en julio del próximo año el V Congreso Americano Misionero, con la participación de 3.000 delegados provenientes de todos los países de América y de las jurisdicciones eclesiásticas de nuestro país y con la presencia de un delegado del papa Francisco. Para este evento pidió acoger con alegría a los misioneros hospedándolos en los hogares cruceños.

Alegría y oración

Los jóvenes se destacaron en la celebración de Corpus Christi en el estadio. Con coloridas coreografías de alabanzas animaron la celebración que arrancó con la presencia de la mamita de Cotoca que, acompañada por la infancia misionera, el arzobispo, obispos auxiliares, sacerdotes y monaguillos dieron vuelta a la cancha para saludar a los cientos de files que se dieron cita desde tempranas horas de la tarde.

Los cantos animaron la celebración y el público respondió repetidamente con aplausos, para mostrar su alegría.

Las pantallas gigantes y el sonido ayudaron a que todos puedan seguir atentamente la misa.
Uno de los momentos emotivos también fue la ofrenda donde se llevó al altar un globo terráqueo simbolizando la unión de todos los continentes y 12 canastos con hostias que se consagraron.
Después de la eucaristía salió la procesión con el santísimo sacramento desde el estadio hasta la catedral, donde concluyó esta celebración. 

 

En el resto del país también dieron realce 

 El presidente Evo Morales realzó esta solemnidad religiosa. “Corpus Christi, millones de personas participan de esta festividad porque celebran con mucha fe la presencia de Jesús en la humanidad”, escribió el mandatario en su cuenta Twitter.

Destacó que en esta celebración las familias bolivianas comparten alimentos que vienen de la tierra.
Este feriado también movió el control en los centros de abastecimiento. En Oruro el personal municipal estuvo presente en los diferentes centros de abastecimiento.

La fiesta de Corpus Christi fue instituida por el papa Urbano IV a instituir el Corpus Christi en 1264 en la bula, donde se establecía que se celebrara el jueves después de la octava de Pentecostés, es decir, 60 días después del Domingo de Resurrección.