Destacadas

“Escojan a los Obispos entre los que no son ambiciosos” Papa Francisco

Los miembros del cuerpo diplomático de Iglesia  se reunieron en Roma en unas jornadas  dedicadas a los representantes pontificios en el ámbito del Año de la fe, El Santo Padre les dio las normas para nombramientos episcopales. 

Los nuncios de la Santa Sede y los representantes papales actúan como embajadores del Papa en los diferentes países del mundo. Es una función a la vez diplomática y pastoral.

A las 10.30 de esta mañana El santo padre ha recibido en audiencia a los participantes en la Sala Clementina, en la ocasión les exhorto a ser “verdaderos pastores, que amen la pobreza y que no tengan la psicología de los príncipes”

Papa con Obisposf1bee5acc6

Fotografia Vatican Insider

 Los nuncios apostólicos, al cumplir su misión de evaluar a los candidatos para el episcopado, deben indicar pastores que estén cerca de la gente, que «no sean ambiciosos», que no aspiren al puesto y que no busquen continuar, una vez nombrados, para ser nombrados en una sede más importante.

 

“NUNCA OLVIDÉIS QUE SOIS PASTORES” (Ver Video 1 al final de esta nota)

“Su trabajo es más que importante. Su objetivo es “hacer” y “construir” la Iglesia. Entre las iglesias locales y la Iglesia universal, entre los obispos y el Obispo de Roma. No son intermediario, sino mediadores. Con la mediación, se crea comunión. Y su tarea más importante es la mediación. Para ser mediadores, es necesario estar al tanto de muchas cosas. No sólo al papeleo, que es importante también, sino sobre todo a lo que necesita saber la gente. Por eso pienso que la relación personal entre el Obispo de Roma y ustedes es esencial”.

RECEN POR LOS OBISPOS Y SACERDOTES (ver video 2 al final de esta nota)

La exhortación del Santo Padre expresada a los Nuncios Apostólicos en la ocasión, ya fue manifestada previamente en su homilía del 15 de mayo del 2013 en esa fecha exhortó al Pueblo de Dios a “rezar por el obispo y el sacerdote, que deben vigilar sobre su pueblo y sin embargo están expuestos a la tentación del dinero y de la vanidad”.

“Yo les sugiero una cosa, si ustedes tienen buena memoria: hoy, un momento, en su casa, tomen el Nuevo Testamento, Hechos de los Apóstoles, capítulo 20, versículo 28-38. Lean esta bella página y leyéndola recen, recen por nosotros los obispos y por los sacerdotes”.

ELECCION DE LOS OBISPOS SEGUN EL DERECHO CANONICO

Según los cánones 377 y 378 El Sumo Pontífice nombra libremente a los Obispos, o confirma a los que han sido legítimamente elegidos. Sin embargo El juicio definitivo sobre la idoneidad del candidato corresponde a la Sede Apostólica.

Para la idoneidad de los candidatos al Episcopado se requiere que el interesado sea:

1 insigne por la firmeza de su fe, buenas costumbres, piedad, celo por las almas, sabiduría, prudencia y virtudes humanas, y dotado de las demás cualidades que le hacen apto para ejercer el oficio de que se trata;

2 de buena fama;

3 de al menos treinta y cinco años;

4 ordenado de presbítero desde hace al menos cinco años;

5 doctor o al menos licenciado en sagrada Escritura, teología o derecho canónico, por un instituto de estudios superiores aprobado por la Sede Apostólica, o al menos verdaderamente experto en esas disciplinas.

LOS OBISPOS SEGUN EL DOCUMENTO DE APARECIDA

Los obispos, como sucesores de los apóstoles, junto con el Sumo Pontífice y bajo su autoridad94, con fe y esperanza, hemos aceptado la vocación de servir al Pueblo de Dios conforme al corazón de Cristo Buen Pastor. Junto con todos los fieles y en virtud del bautismo somos, ante todo, discípulos y miembros del Pueblo de Dios. Como todos los bautizados, y junto con ellos, queremos seguir a Jesús, Maestro de vida y de verdad, en la comunión de la Iglesia. Como Pastores, servidores del Evangelio, somos conscientes de ser llamados a vivir el amor a Jesucristo y a la Iglesia en la intimidad de la oración, y de la donación de nosotros mismos a los hermanos y hermanas, a quienes presidimos en la caridad. Es como dice San Agustín: con ustedes soy  cristiano, para ustedes soy obispo.

Por Alejandro Cossio