Destacadas

Es mejor ser un pobre pastor invitado al pesebre de Jesús, que un maleante que roba la inocencia de los niños: Mons. Robert H. Flock

Quienes optan por el narcotráfico, avasallan la tierra, comenten violencia contra mujeres nunca serán capaces de apreciar la gloria de Dios

 

El Niño es la luz que brilla en las tinieblas pero va creciendo para poco a poco extender su brillo al mundo entero

 

El Niño Jesús es una llama que el viento del mal intenta apagar con todos los Herodes que matan inocentes

 

Somos todos invitados por Dios a ponernos delante de este bebé y asombrarnos por la cariñosa cercanía de un niño Dios

 

Quizás cuando la luz brille en las tinieblas sean capaces de ver a un Dios que resplandece por su amor

 

Que seamos partícipes de este derecho y justicia por el que habrá paz sin fin para el trono de David y su reino

 

Homilía de Mons. Robert H. Flock
Obispo de la Diócesis de San Ignacio de Velasco
Noche Buena 2022

Link: Santa Misa de Noche Buena presidida por Mons. Roberto Flock

El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz

Queridos hermanos,

Nuestra primera lectura comienza con una profecía y con un sueño: “El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz; sobre los que habitaban en el país de la oscuridad ha brillado una luz. Tú has multiplicado la alegría, has acrecentado el gozo.” ¿Cuál es el motivo de esta alegría y gozo?

Desaparece un yugo opresor: la violencia de la guerra. Ojalá se cumpla en Ucrania y donde los pueblos sufren guerra

En primer lugar, porque desaparece un yugo opresor: la violencia de la guerra: “las botas usadas en la refriega y las túnicas manchadas de sangre serán… pasto del fuego.”  Ojalá se cumpla en Ucrania y en todo lugar donde los puebles están sufriendo la guerra. Que se cumpla también en medio de nosotros para que no se repitan los hechos de sangre que sigan manchando nuestro pueblo y perturbando nuestra paz. Hubo diez asesinatos relacionados al narcotráfico en San Matías este año. Anteayer, la navidad de una familia Ignaciana se ha convertido en una pesadilla por el feminicidio de la mamá dejando a dos hijos huérfanos. Si pudiera desaparecer para siempre estos hechos de violencia, grande sería nuestro gozo.

El Niño es la luz que brilla en las tinieblas pero va creciendo para poco a poco extender su brillo al mundo entero

El segundo motivo, según el profeta Isaías, es “Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado. La soberanía reposa sobre sus hombros y se le da por nombre: «Consejero maravilloso, Dios fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la paz».” Es por el nacimiento de este niño que debe desaparecer la violencia y la guerra y todo hecho de sangre. Este niño es la luz que brilla en las tinieblas, pero es una luz que empezó pequeñita en el pesebre de Belén, pero que va creciendo para poco a poco extender su brillo al mundo entero. El hecho de que todavía sufrimos injusticias, maldades y opresiones, indica que esta luz todavía tiene que crecer, quizás mucho, porque todavía hay pueblos y personas que caminan en tinieblas.

Que seamos partícipes de este derecho y justicia por el que habrá paz sin fin para el trono de David y su reino

Explica Isaías: “Su soberanía será grande, y habrá una paz sin fin para el trono de David y para su reino; él lo establecerá y lo sostendrá por el derecho y la justicia, desde ahora y para siempre.” Esperamos que esto se cumpla por completo algún día, y que nosotros seamos partícipes de este derecho y justicia suya.

El Niño Jesús es una llama que el viento del mal intenta apagar con todos los Herodes que matan inocentes

Hoy celebramos el encender de esta luz, en la persona del niño Jesús, Emanuel, Dios con nosotros. Allí en el establo, es una llama que el viento del mal intenta apagar, con todos los Herodes que matan a inocentes en su paranoia para conservar el poder. Sin embargo, Dios mismo no quiere contener su alegría, por lo que llena la noche con una luz celestial que no procede de las estrellas, sino de sus ángeles. Es una tarjeta navideña que llena el cielo y envuelve con su luz a los pastores en el campo, es también una estrella novedosa en el oriente que guía a unos sabios, para encontrar este niño, y contemplar lo que Dios hace, compartir esta alegría, llenar sus corazones de esperanza, ofrecerle sus dones y ponerse a su servicio.

Somos todos invitados por Dios a ponernos delante de este bebé y asombrarnos por la cariñosa cercanía de un niño Dios

Celebramos la Natividad de Jesús porque somos todos invitados por Dios a ponernos delante de este bebé y asombrados por la cariñosa cercanía de un niño Dios en pañales, participar del canto celestial y de su cumplimiento: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres amados por Él!»

Quienes optan por el narcotráfico, avasallan la tierra, comenten violencia contra mujeres nunca serán capaces de apreciar la gloria de Dios

Naturalmente, quienes optan por el narcotráfico para llenar sus propios cofres de oro, sin dudar en matar con las armas al igual que las drogas, desconocen al Dios Emanuel. Les da igual si muere en el pesebre o en la cruz. Jamás conocerán la paz en la tierra que Dios reserva para sus amados. Podemos decir lo mismo para quienes avasallan la tierra de otros, para luego emboscar y hasta asesinar a quien aparece con la verdad. Igualmente, aquellos que cometen violencia contra mujeres, y niños, como también contra animalitos y el medio ambiente, confundiendo amor con poseer, querer con devorar, jamás podrán escuchar el canto celestial de los ángeles. Quienes llenan sus corazones de resentimientos y sus cabezas de mentiras para justificar su violencia, nunca serán capaces de apreciar la gloria de Dios en las alturas, mucho menos experimentar su paz abajo en la tierra.

Quizás cuando la luz brille en las tinieblas sean capaces de ver a un Dios que resplandece por su amor

Quizás cuando la visión del niño en el pesebre pasa a la pesadilla del crucificado, a quien le quitan hasta los pañales, quizás si mira cómo Jesús se mantiene en oración en medio de la agonía, como perdona a quienes le hacen la burla, como se preocupa más por el discípulo amado y su madre que por sí mismo, como se encomienda a Dios Padre, quizás esto sea el momento en que la luz brille en las tinieblas, y sean capaces de ver a un Dios que resplandece por su asombroso amor. Y quizás no; quizás seguirán en su cínica oscuridad.

Es mejor ser un pobre pastor invitado al pesebre de Jesús que un maleante que roba la inocencia de los niños

De todas maneras, es mejor ser un pobre pastor invitado al pesebre de Jesús, que un maleante que roba la inocencia de los niños. Es mejor unirse el canto de los ángeles, que repetir las justificativas de los violentos. Es más sabio, arrodillarse ante este niño, y dejarse guiar por su luz, que creerte a ti mismo o a tu instrumento político, como la luz del mundo.

El canto es nuevo porque surge del corazón liberado de las tinieblas. Es para toda la tierra porque viene de Dios

Canten al Señor un canto nuevo”, dice nuestro salmo. “Cante al Señor toda la tierra”. El canto es nuevo, no por tanto por una melodía y una letra inauditas, sino porque surge de un corazón liberado de las tinieblas del pecado, y bañado con la luz y la gracia divina. Es para toda la tierra, porque viene de Dios y sustituye todas las ideologías y acaba con todas las opresiones.

Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra;

canten todos al Señor, bendigan su Nombre.”

Porque:

Hoy nos ha nacido un Salvador: ¡el Mesías, el Señor!