Beni Destacadas

Tengamos el coraje de bajar del árbol del egoísmo, prepotencia, discriminación, odio y resentimiento: Mons. Pesoa

 En nuestra patria, estos días estamos recorriendo un camino peligroso que no nos conduce al bien

 

Peleemos por el bien común, el bien mayor para todos

 

 Sin amor no hay justicia

 

 Vivir en justicia que alienta, es permanecer fiel al amor de Dios y a los hermanos

 

 

Toda la creación es obra de la abundancia del amor de Dios

 

 Jesús vino a buscar a la oveja perdida de Israel, Jesús es quién ruega entrar en la vida de la persona

 

 La salvación no es para algunos, sino para todos
 Tengamos el coraje de bajar del árbol del egoísmo, prepotencia, discriminación, odio y resentimiento

 

 
Homilía de Mons. Aurelio Pesoa
Obispo del Vicariato del Beni
Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana
Domingo 30 de octubre de 2022 (C)
Encuentro con la Salvación
Lc. 19, 1-10
Toda la creación es obra de la abundancia del amor de Dios

Link para ver la Santa Misa presidida por Mons. Aurelio Pesoa, O.F.M.

1.- La primera lectura del libro de la Sabiduría y el evangelio de Lucas, nos muestran hoy el modo de actuar de Dios “Tú amas todo lo que existe” y en palabra de Jesucristo “porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido

La primera lectura nos habla de la historia de la humanidad, desde la creación.  Pues, toda la creación es obra de la abundancia del amor de Dios, Él quiere que dure porque la ama.

Su misericordia, perdona los pecados, y su amor es grande.  Por otra parte: la corrección de Dios es como el fruto de su amor hacia el ser creado, Él le indica el camino hacia el bien y la fe.

El encuentro de Jesús con Zaqueo, pone a la luz el amor que Dios tiene al ser humano

2.- Zaqueo tenía curiosidad, quiere ver quien es Jesús.  El pasaje bíblico del encuentro de Jesús con Zaqueo, pone a la luz el amor que Dios tiene a su criatura, el ser humano, y su tremendo deseo de comunicar vida.  Zaqueo era un muerto espiritualmente.

Es Jesús el que se acerca para comunicarle vida.  Zaqueo acepta y recibe la vida con alegría, él responde con el cambio en su modo de vivir.

Zaqueo, recaudador de impuestos era mirado con rabia por sus coterráneos, Jesús lo miró con compasión y esperanza

En el tiempo de Jesús, los publicanos eran los recaudadores de impuestos, para el imperio romano, Zaqueo era el jefe.  Podemos pensar hoy, con cuanta rabia deben haberle mirado por la calle sus coterráneos judíos.  Sin embargo, la mirada que Jesús le dirigió a Zaqueo fue de compasión y esperanza.

Jesús vino a buscar a la oveja perdida de Israel, Jesús es quién ruega entrar en la vida de la persona

¿Cómo creemos que nos mira el Señor hoy a nosotros pecadores?  Él vino a buscar a la oveja perdida de Israel, por eso no se hace de rogar y nos dice.  “Hoy tengo que alojarme en tu casa”.  Más bien él es quien ruega entrar en la vida de la persona; es Él quien se hace invitar a comer y alojarse en la casa de Zaqueo “bajó rápidamente y lo recibió con alegría”.

La salvación no es para algunos, sino para todos

Recordemos que la casa es signo de familia, de afecto, de amor.  La salvación no es para algunos, sino para todos los de casa, la salvación es destinada a todos los miembros del hogar.

Zaqueo distorsiona el don recibido, sin embargo, Dios seguía amándolo

3.- Dios no había traído a Zaqueo a este mundo para que fuera usurero ni para que fuera un aprovechador de sus hermanos.  Es verdad, el Creador le había concedido la cualidad para los negocios, el Señor al darle este talento, esperaba que los aprovechara para cultivar el bien para los demás.

El pecado entro en Zaqueo e hizo que distorsionara el primer querer de Dios, a pesar de haber distorsionado el don recibido, Dios seguía amándole, y cuando llego el momento, Zaqueo retornó a Dios.

Zaqueo se convierte en un buen modelo de penitencia

Se puso en camino en búsqueda de ser él mismo, es decir, dejar el desvío de la avaricia, el engaño, el robo.  De esa manera Zaqueo se convierte, para todos los hombres y mujeres de buena voluntad y que creen en Dios, en un buen modelo de penitencia.  Sobre todo, porque busca poner las cosas en su lugar y aprovechar las ocasiones propicias que le da la vida.

En nuestra patria, estos días estamos recorriendo un camino peligroso que no nos conduce al bien

4.- Queridos hermanos ante tantos conflictos que vive nuestra patria, estos días, uno se pregunta: ¿por qué el dialogo y la concertación es más fácil con algunos grupos que con otros?  Estamos recorriendo un camino peligroso que no, nos conduce al bien.

Quien acoge el amor de Jesús y se convierte, recibe la salvación

Por eso creo que es hoy que Jesús tiene que ser acogido, porque es hoy que la salvación ha llegado a nuestra casa; porque, así como Zaqueo, nosotros también, somos hijos de Abraham, porque “el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido” Así, quien acoge el amor de Jesús y se convierte, recibe la salvación.

Tengamos el coraje de bajar del árbol del egoísmo, prepotencia, discriminación, odio y resentimiento

A la invitación de Jesús, tengamos el coraje y la valentía de Zaqueo y bajar del árbol del egoísmo que es prepotencia y discriminación, odio y resentimiento.

Peleemos por el bien común, el bien mayor para todos.

Armémonos con la armadura de la franqueza, la verdad, la transparencia, la tolerancia, peleemos por el bien común, el bien mayor para todos.  Dejémonos encontrar por el amor y respondamos al llamado de Jesús.

Sin amor no hay justicia

La Salvación llegó a su casa y él supo aprovecharla.  Zaqueo fue a los más importante que era: Cambiar su vida.  Zaqueo habla de “dar” y luego de reparar.  Pues, sin amor no hay justicia.

Vivir en justicia que alienta, es permanecer fiel al amor de Dios y a los hermanos

Zaqueo amó a su prójimo, hasta el punto de compartir sus bienes con los más necesitados, muy después habló a Jesús de lo que pretendía hacer con su vida.  Vivir en justicia que alienta, es permanecer fiel al amor de Dios y a los hermanos.

Amén