Destacadas

En la Confirmación se renuevan las promesas solemnes del Bautismo: Mons. Robert H. Flock

Con el Bautismo nacemos a una nueva vida, con la Confirmación pasamos de la niñez a la madurez de la vida en Cristo

 

La Eucaristía nos alimenta espiritualmente y nos reúne como Iglesia en la mesa del Señor

 

 Los dones del Espíritu Santo que invocamos hoy sobre ustedes son: Sabiduría, Inteligencia, Consejo, Fortaleza, Ciencia, Piedad y Santo temor de Dios

 

Renuévense con un auténtico compromiso de vivir como discípulos y testigos de Cristo

 

Homilía de Mons. Robert H. Flock
Obispo de la Diócesis de San Ignacio de Velasco
6 de noviembre de 2022
Confirmaciones de Jóvenes en la Catedra de San Ignacio

  Link para ver la Santa Misa presidida por Mons. Robert Flock 

En la Confirmación se renuevan las promesas solemnes del Bautismo

Queridos hermanos,

Nuestras lecturas dominicales hoy apuntan más al tema de la Resurrección y al Matrimonio que al Sacramento de la Confirmación. Sin embargo, sirve para llamar la atención sobre una gran contradicción en la vida de muchos católicos. Pues en minutos van a renovar las promesas del Bautismo, renunciando a Satanás, sus obras y seducciones y confesando su fe en Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y la Santa Iglesia Católica. Si después de recibir el Bautismo, la Primera Comunión y la Confirmación, luego se niega a celebrar el Sacramento del Santo Matrimonio, han convertido las solemnes promesas de hoy en mentiras ante Dios.

Con el Bautismo nacemos a una nueva vida, con la Confirmación pasamos de la niñez a la madurez de la vida en Cristo

Los siete Sacramentos van juntos. Como decimos en el Sínodo Pan Amazónico, “La vida sacramental es la integración de las diversas dimensiones de la vida humana en el Misterio Pascual, que nos fortalece” (Conclusiones 110). Al nacer en una familia que acoge a su bebé, le da nombre y lo cría con amor, sí con el Bautismo nacemos a una nueva vida, acogido por nuestra familia, la Iglesia, escribiendo nuestro nombre en el libro de la vida. Con la Confirmación, integramos el paso de la niñez a la madurez de la vida en Cristo como discípulos comprometidos con el Reino de Dios.

La Eucaristía nos alimenta espiritualmente y nos reúne como Iglesia en la mesa del Señor  

De la misma manera que las comidas sirven no solo para el sustento del cuerpo, sino como ocasión para estrechar lazos de amistad, familia y comunidad, así la Eucaristía nos alimenta espiritualmente y nos reúne como Iglesia en la mesa del Señor. No sorprende que hay también un Sacramento para que el amor de pareja y familia sea también una participación en el misterio de la muerte y resurrección de Cristo Jesús que nos ama fielmente.

Los dones del Espíritu Santo que invocamos hoy sobre ustedes son: Sabiduría, Inteligencia, Consejo, Fortaleza, Ciencia, Piedad y Santo temor de Dios

Quedarse en el concubinato o un matrimonio civil es un infantilismo, y una contradicción de los dones del Espíritu Santo que invocamos hoy sobre ustedes. Sabiduría para que sepan encaminar su vida hacia el éxito delante de Dios; esto supone en su momento el compromiso gozoso para el matrimonio cristiano. Inteligencia para darse cuenta de la cercanía de Dios en su vida; que nos ayuda a confiar en su gracia y poder para suplir nuestra debilidad. Consejo, para tomar el camino del amor fiel y no un camino de matrimonio y familia sin compromiso. Fortaleza, para superar las dificultades, en vez de la cobardía, que nace de los engaños de Satanás. Ciencia, para comprender este misterio de la fe, que es incluye la Confirmación y el Santo Matrimonio. Piedad, para que el amor mutuo y familiar esté siempre caracterizado por la generosidad, la bondad, y la capacidad de perdonar, sin que ningún matrimonio o comunidad puede subsistir. Y el Santo Temor de Dios quien nos ama y nos invita a una vida digna de Cristo Jesús.

Renuévense con un auténtico compromiso de vivir como discípulos y testigos de Cristo

Así queridos jóvenes, les invito a alumbrar sus velas y renovar su bautismo, con un auténtico compromiso de vivir como discípulos y testigos de Cristo Jesús.