Internacional

El Vaticano cree que la pandemia traerá consecuencias desastrozas para el empleo

“La recesión económica que afecta a todo el mundo y que continúa expandiéndose provocará el desplazamiento de miles de millones de puestos de trabajo”, planteó la religiosa y economista Alessandra Smerilli, al presentar los avances de la comisión de respuesta a la Covid-19 creada por el papa Francisco. Además, desde la Santa Sede también reforzaron el pedido para frenar el gasto en armamento militar y derivarlo a los sistemas de salud.

El Vaticano advirtió este martes que la crisis generada por la pandemia de coronavirus “podría tener dimensiones desastrosas” sobre el empleo a nivel mundial y reforzó su pedido para frenar el gasto en armamento militar y derivarlo a los sistemas de salud.

“La recesión económica que afecta a todo el mundo y que continúa expandiéndose provocará el desplazamiento de miles de millones de puestos de trabajo”, planteó la religiosa y economista Alessandra Smerilli, al presentar los avances de la comisión de respuesta a la Covid-19 creada por el papa Francisco.

“La crisis económica y social podría tener dimensiones desastrosas. La pandemia también ha acelerado la transición tecnológica y digital: en ocho semanas hemos visto el equivalente a un progreso de cinco años, y eso acelerará la pérdida de empleos”, lamentó Smerilli, coordinadora del capítulo económico de la comisión.

“Ningún Estado, como su pueblo, puede hacerlo solo, ya que se requiere una enorme inversión pública en atención sanitaria, transición ecológica, reciclaje de los trabajadores y ayuda a las empresas que inicialmente sufrirán daños por la transición”, agregó Smerilli en conferencia de prensa en el Vaticano.

“La pandemia ha revelado el verdadero alcance de nuestra interconexión. Sabemos que la salud es un bien común mundial, y los servicios de prevención y atención deben ser también mundiales”, convocó por último la consultora económica de la secretaría de Estado del Vaticano.

La presentación de los avances de la comisión reforzó además el pedido del Vaticano por un cese al fuego mundial luego de la resolución de las Naciones Unidas con un reclamo en esa dirección celebrada por el papa Francisco.