Santa Cruz

El Cristiano tiene que saber valorar a su madre, dice Mons. Sergio al celebrar a la Virgen de Urkupiña

La devoción a la Virgen de Urkupiña crece a ritmo acelerado en la capital cruceña y tiene en la “capilla Virgen de Urkupiña” dentro de la Parroquia Hombres Nuevos en la zona del plan tres mil, el epicentro de su veneración. Allí llegó Monseñor Sergio Gualberti la mañana de este martes 15 de agosto para celebrar la Eucaristía y animar a los fieles a seguir el ejemplo de María que vivió su fe amando a Dios y sirviendo a los hermanos en el día a día.

El Prelado se refirió a la Solemnidad de la Asunción de la Virgen, conocida como fiesta de “La Asunta” que en Cochabamba y en Bolivia celebramos como Virgen de Urkupiña “con mucho cariño nos hemos apropiado y celebramos a la Virgen de Urkupiña” señaló.

Para Monseñor Sergio, la ascensión es por tanto, la fiesta de la Virgen en gloria de Dios con su cuerpo y alma definitivos en el cielo por eso se vuelve la fiesta de la luz, porque verá a Dios ya no como un espejo sino a su rostro y verá sobre todo el rostro luminoso de su hijo Resucitado.

Destacó la belleza no física sino interior de María y la propuso como mujer modelo de fe “El cristiano tiene que saber valorar a su madre” insistió a tiempo de agregar que la fiesta de la asunta es también “la fiesta de la esperanza” porque si nuestra madre es la única criatura que está en la gloria de Dios, significa que también nosotros un día podemos estar con ella en el cielo y eso da sentido a nuestra vida que no termina con un ataúd, es por tanto la fiesta de la victoria de la vida sobre la muerte, sostuvo el Prelado cruceño.

Monseñor afirmó que todos estamos llamados a vivir y practicar nuestra fe en el día a día ¿cómo hacerlo? Siguiendo el ejemplo de María que fue a servir a su prima, como lo cuenta el evangelio del día “Estamos llamados a  creer y amar a Dios amando y sirviendo al prójimo como nuestra madre María” finalizó.