Santa Cruz

Desde Cotoca el Arzobispo de Santa Cruz pide ser misioneros con y como María

Desde el Santuario de la Virgen de Cotoca, en la fiesta de la Inmaculada Concepción de María que llevó a más de medio millón de fieles en peregrinación hasta este Santuario Mariano, el Arzobispo de Santa Cruz afirmó que todos estamos “llamados a ser misioneros con y como ella –María-, que hizo suya propia la misión de su Hijo, con espíritu de servicio y con humildad y en el silencio”.

El Prelado Cruceño fue categórico en señalar que “Ser misioneros es un compromiso que nos atañe a todos, es parte esencial de nuestro ser cristianos, porque todo bautizado es misionero. Todos, aunque de manera diferente, tenemos la tarea de anunciar y a todo el mundo que Dios quiere que todos los hombres se salven,gracias a la muerte y Resurrección de Jesús”.

“Nosotros tenemos mucho cariño y devoción a la Mamita, por eso venimos a compartir con ella nuestras alegrías y penas, logros y frustraciones, y a presentarle nuestros pedidos para la salud y lo necesario para una vida digna, pero sobre todo venimos a pedirle que nos conserve en la fe y nos ayude a ser buenos cristianos católicos, fieles seguidores de su hijo Jesús” señaló el Prelado ante los peregrinos que llegaron este 8 de diciembre y participaron de la Eucaristía de fiesta que se celebró a las 10 de mañana, y posterior procesión solmene con la imagen en andas por alrededores del templo y la plaza de Cotoca.

A tiempo de referirse al dogma de fe de la Inmaculada Concepción, afirmó que “estamos agradecidos a Diosporque, ha preservado a la Virgen María inmune, libre de toda mancha de culpa original, desde el primer instante de su Concepción”.

Para Monseñor Sergio “La belleza de la santidad que fue para María el punto de partida es, para todo creyente, el punto de llegada” y en este sentido dijo que “María misma nos indica el camino. En primer lugar escuchando la palabra de Dios y haciendo su voluntad, como ella: “Hágase en mí según tu voluntad”. María cumplió totalmente la palabra de Dios desde el sí de la Anunciación, hasta el sí a los pies de la cruz a lado de su hijo. De la misma manera también nosotros, tenemos que poner a Dios y su palabra al centro de nuestra vida, tanto a  nivel personal, familiar y comunitario, como también a nivel de sociedad”.

El lema que animó tanto la preparación como la peregrinación en la festividad de Cotoca es: “Con María En Misión, el Evangelio es Alegría”, en ese sentido, destacó el significado de esta motivación señalando que “Con María en misión, siendo compañeros de camino de las víctimas de nuestro mundo en cualquiera de las manifestaciones de sufrimiento en el que el ser humano está sumido. Esto implica  salir a las “periferias geográficas y existenciales” y al mundo de los descartados –como dice el papa Francisco-, para ir en busca de los alejados, de los diferentes y sobre todo de los excluidos y marginados en el ámbito eclesial, social y político.

En el contexto difícil que vive nuestro país, Monseñor Sergio señaló que los creyentes deben “Tener la alegría y valentía de ser operadores de paz, fundada sobre la justicia, y de testimoniar la fuerza transformadora del Evangelio en las circunstancias actuales de nuestro país, marcadas por la mentira, la injusticia, la corrupción, el despotismo, la prepotencia y el vacío ético y moral que ha impulsado leyes de muertes como la del aborto y de género, pisoteando la voluntad del pueblo”.