Santa Cruz

Creyentes festejaron la resurrección de Jesucristo

Desde las cero horas de ayer, miles de cristianos evangélicos comenzaron a copar las graderías del estadio de Real Santa Cruz, que quedó pequeño ante  la cantidad de creyentes que llegaron para participar de la vigilia que terminó en una fiesta para celebrar que Jesucristo venció a la muerte y está vivo. 

Durante más de seis horas, líderes de las distintas denominaciones evangélicas oraron por la paz del país y del mundo y pidieron a Dios que interceda para que no se aprueben leyes que van en contra de los principios bíblicos, como aquellas que piden la despenalización del aborto y que quieren terminar con la libertad de culto. 

Más de 500 bailarines de las diferentes iglesias y cinco ministerios de alabanza le pusieron el marco musical a la celebración, mientras que la dramatización de la vía dolorosa, que terminó con fuegos artificiales y derivó en una fiesta, le dio la nota emotiva y calentó la fresca madrugada.

Gualberti, en Palmasola
De otro lado, monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, como ya es una costumbre, a tempranas horas de la mañana llegó al penal de Palmasola para celebrar la pascua con los privados de libertad. 

Ofició dos eucaristías, una en el PS2 con las mujeres y otra en el PS4, con los varones, quienes le regalaron un cuadro tallado de la última cena del Señor. Al mediodía compartió un almuerzo con los internos. Dijo sentirse feliz de dejarles un mensaje de vida de Cristo resucitado, de paz y de esperanza, a los privados de libertad que tanto necesitan en ese lugar.

Respecto a la protesta de las Mujeres Creando que exigen la despenalización del aborto, expresó que la posición de la iglesia es el respeto a la vida. “A un error no se le puede sumar otro error”, argumentó.

Homilía dominical
Monseñor Estanislaw Dowlaszewicz durante la homilía dominical resaltó que Cristo rompió las cadenas de la muerte y salió del sepulcro victorioso.

“Nadie fue testigo ocular del momento de la resurrección. Esto ocurrió en el seno de esa noche dichosa en un momento que solo esta noche conoce. Por eso todo el Evangelio del domingo de resurrección gira en torno a la experiencia del ‘sepulcro vacío”, apuntó