Destacadas Santa Cruz

10 años se ha tenido para trabajar el CENSO y no se lo ha hecho: Mons. René Leigue

La lucha, (el paro) no hubiera pasado si se hubieran cumplido las leyes

 

Hay paro, estamos llamados a estar atentos a esas necesidades que tenemos

 

Si no cumplimos los mandamientos ni las leyes humanas trae sus consecuencias

 

Afrontemos las dificultades con esa fe en Dios, por algo bueno en el futuro

 

La fe es estar firmes en lo que creemos especialmente en los momentos difíciles

 

Cuida la vida, el medioambiente, la naturaleza, pero también a tu hermano. Sé atento con él o con ella

 

Homilía de S.E.R. Mons. René Leigue Cesarí,
Arzobispo Metropolitano de Santa Cruz de la Sierra
Domingo 07/08/2022

Saludo a los hermanos que no pueden participar en sus parroquias por la distancia

Saludos cordiales a todos los presentes y a todos los que nos siguen a través de los medios de comunicación, especialmente los del campo, porque el domingo para ellos muchas veces es difícil participar en una misa, los saludamos a todos ellos.

En medio de tantas dificultades el Señor nos dice no tengan miedo yo estaré con ustedes

Hoy las lecturas nos hablan de dos temas muy importantes, de no tener miedo y estar atentos, importante ¿no?, el Señor también estaba preocupado con esto, pareciera con sus discípulos, no teman pequeño rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino. Como cualquier grupo, como cualquier persona en medio de tantas dificultades hay temor, hay miedo, y el Señor aliente a sus discípulos y hoy también nos dice a nosotros; “No tengan miedo, yo estaré con ustedes”.

La fe es garantía de aquello que esperamos, no vemos, pero sabemos que existe

Eso de alentar a sus discípulos y alentarnos también a nosotros nos habla en la segunda lectura en la carta a los hebreos, nos habla sobre la fe, nos dice; la fe es la garantía de los bienes que esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven. Hoy hablamos de la fe y pareciera muchas veces que la fe tiene un plazo muy corto, y no pensamos que la fe va mucho más allá de aquello que nosotros nos podemos poner como propósito, muchas veces escuchamos, yo tengo fe que este año van a ir bien las cosas, y si no va bien, y termina el año y como que hasta ahí llegó la fe, si las cosas fueron bien, mi fe estaba bien, y si las cosas fueron mal, quedamos ahí con nuestra fe. La carta a los hebreros nos dice; la fe es garantía de aquello que nosotros esperamos y aquello que no vemos, pero si sabemos que existe, en este caso Dios.

Abraham hizo por su fe en Dios, muchas cosas, sin saber el resultado que le venía

Esa ha sido la certeza que tenía Abraham, a Abraham le llamamos el Padre de la fe, y de verdad es Padre de la fe, él ha hecho muchas cosas, muchas veces sin saber el resultado, que le venía después. Abraham dice; por la fe partió a un lugar que iba a recibir en herencia, sin saber a dónde iba, pero ¿qué le movió para ir a ese lugar? la fe, la fe en Dios y así podemos encontrar en la lectura a tantas personas que el Señor las llamaba y ellos confinado en él, hacían lo que él les decía, por su fe en Dios.

Muchos tuvieron la opción de su vida o su Dios, los mártires por la fe han dicho: mi opción es por Dios

También encontramos a Sara, que también ella pedía tener un hijo, pero no llegaba, pero ella nunca perdió la fe de tenerlo, hasta que el Señor le concede aquello que ella pedía, a pesar de su soledad, Sara espero siempre con fe, y así tantos profetas que encontramos y porque no decir también de los Santos, tantos Santos y Mártires que por la fe en Dios han dado su vida, muchas veces le han dicho, tu vida  o tu Dios, entonces frente a esa situación, para algunos es más fácil decir mi vida, conservar mi vida, tener vida, pero sin embargo ellos han dicho Dios, mi opción es por Dios.

La fe es estar firmes en lo que creemos especialmente en los momentos difíciles

Eso es la fe para nosotros, es estar firmes en lo que creemos con esa confianza en Dios, que a pesar de las dificultades que pueda encontrar, siempre mi confianza está en alguien que está conmigo, en alguien que está a mi lado, y ese alguien que sé que no me va a fallar, ese alguien es Dios. Nuestra fe tiene que ser fuerte, especialmente en los momentos difíciles, yo digo, mi fe está bien cuando las cosas están bien, y cuantas veces nos pasa a nosotros eso, cuando las cosas van bien, mi fe está en Dios, pero cuando las cosas no están bien, o cuando tengo algún problema, o cuando pierdo algún familiar, muchas veces mi fe tambalea y renegamos con Dios ¿dónde está? ¿Por qué no me escucha? Aquí nuestra fe tiene que estar firme en los momentos bonitos que vivimos, en los momentos de alegría, como también en los momentos de dolor, en los momentos de tristeza, en los momentos de preocupación, nuestra fe tiene que estar firme sabiendo que Dios no nos falla, que Dios está a nuestro lado y que Dios nos está animando  y que Dios nos está diciendo  como dice en el Evangelio; “No teman, no tengan miedo”, eso tiene que ser nuestra fe.

Dios toca a nuestra puerta para dejarle entrar, evitemos que toque para dejarle salir

En la otra parte que nos habla el evangelio es estar vigilantes, el Señor siempre está ahí, en nuestra puerta, siempre está tocando nuestra puerta para entrar, no vaya a ser que a lo mejor Dios está ahí, está en nuestra familia y a veces en la familia no lo dejamos entrar, y en vez de tocar Dios nuestra puerta para entrar, a lo mejor va a tocar de dentro para fuera, para salir, porque ahí dentro de la familia no se le da espacio, y a lo mejor hay familias que están viviendo así sin Dios, no lo tienen en cuenta a Dios, reniegan con él, reniegan porque no tienen las cosas que necesitan, o a lo mejor hay problemas, o a lo mejor hay gritos dentro de la familia, hay insultos también, no hay respeto dentro de la familia, entonces Dios a lo mejor no va a querer quedarse ahí, y va a tocar la puerta para salir.

Estemos vigilantes cuando el Señor llegue a nuestras vidas abrámosle nuestra puerta.

Pensemos nosotros esto, ¿no tenemos a Dios en nuestra vida? O ¿tenemos a Dios en nuestra familia? O ¿tenemos a Dios en nuestro grupo? ¿Está Dios en nuestra sociedad? Creo que el Señor nos llama hoy a eso, estén atentos, estén vigilantes. El Señor llega cualquier rato a nuestras vidas y Él nos pide que no sea solamente por un momento que lo tengamos en cuenta a Él, sino siempre, Él quiere estar ahí y por eso hace esta comparación con este señor que es servidor, que tiene su patrón y pone ese ejemplo de que el servidor tiene que estar atento a ver cuándo llega su patrón. Y feliz, dice el evangelio, de aquel servidor que cuando llega su patrón, sea a la media noche, sea al amanecer, sea en la tarde y que le encuentra a su servidor atento para que le abra la puerta, ese servidor tendrá un premio y ese servidor somos nosotros. El Señor está ahí, cualquier rato llega a nuestras vidas y cuando llegue a nuestras vidas, entonces abrámosle nuestras puertas.

El Señor nos pone en el mundo con una misión: Conservar la vida que nos regala

El Señor también nos pone en este mundo pues con una misión, o venimos a este mundo con una misión, ahora preguntémonos también cada uno ¿Será que estamos cumpliendo esa misión que el Señor nos da? y la misión que a lo mejor nos da también es: Conservar la vida que nos regala, ¿estamos a favor de la vida? o ¿estamos a favor de la muerte? Esa misión que también el Señor nos da es estar atentos a cuidar la creación.

Cuida la vida, el medioambiente, la naturaleza, pero también a tu hermano. Sé atento con él o con ella

Hoy en día a veces nos quejamos del clima que ha cambiado mucho, mucho calor, mucha lluvia, a veces el frio demasiado, siempre nos quejamos de algo y a lo mejor sabemos que el clima está cambiando, pero ¿qué estamos haciendo para mejorarlo? ¿Estamos cuidando la naturaleza? ¿Estamos cuidando de no botar basura por las calles? ¿Nos estamos cuidando entre nosotros? ¿Estamos respetando la vida que tenemos? y así podemos ver tantas cosas que el Señor nos ha dicho: Paz al mundo pero con esta misión: Cuida la vida, cuida el medio ambiente, cuida la naturaleza, cuida también de tu hermano y sé atento con él o con ella, ¿Será que estamos cumpliendo eso? y aquí cuando el Señor dice estén atentos a eso porque no saben ni el día ni la hora en que su Señor llegará, al final de nuestras vidas rendiremos cuentas de todo esto. Entonces ahora el Señor nos dice estén atentos a esto, ¿están cumpliendo la misión que les he dado? para preguntarnos si en verdad estamos trabajando en esto. Pues el Señor nos dice que no tengamos miedo, más bien estemos atentos a las cosas que nos pasan.

Hay paro, estamos llamados a estar atentos a esas necesidades que tenemos

Estos días o ayer hemos cumplido un año más de nuestra patria 197 años de camino, de lucha, de buscar mejores días y seguimos haciéndolo hasta ahora, parte de eso es por ejemplo lo que el día de mañana se ha dicho aquí en Santa Cruz que hay paro, mañana y pasado mañana, entonces creo que nosotros estamos también llamados a estar atentos a esas necesidades que tenemos.

La lucha no hubiera pasado si se hubieran cumplido las leyes

Creo que la lucha que se está haciendo no es por unos pocos, no es por un grupo de políticos, no es por un grupo de personas, es por cada uno de nosotros y esto no hubiera pasado si se hubieran cumplido las leyes, es lo único en lo que estamos fallando.

10 años se ha tenido para trabajar el CENSO y no se lo ha hecho

10 años se ha tenido para trabajar el CENSO y no se lo ha hecho, entonces ahora lo que está pasando es justamente eso. O sea, si tenemos unas leyes que Dios nos da, y no cumplimos con esas leyes que el Señor nos da, tiene sus consecuencias.

Si no cumplimos los mandamientos ni las leyes humanas tienen sus consecuencias

Tenemos los mandamientos 10 mandamientos, si no cumplimos con esos mandamientos al final tendrán alguna consecuencia, y si no cumplimos las leyes humanas, también tienen sus consecuencias, entonces creo que ambas nos ayudan a nosotros para tener una vida normal. Entonces si fallamos en algo, vienen los problemas y allí tenemos problemas por eso.

Afrontemos las dificultades con esa fe en Dios por algo bueno en el futuro

El señor nos dice no tengan miedo, ánimo hay que afrontar las dificultades, hay que afrontar los problemas, pero con esa fe en Dios de que sea por algo bueno en el futuro.

Que el Señor nos acompañe, que nos de esa fortaleza para seguir afrontando situaciones difíciles sin perder esa fe en El.

Que así sea.