Análisis

Wálter Zavala Ayllón: Santiago el mayor, patrón de Potosí en la colonia

Ayer 25 de julio, el calendario de la Iglesia Católica recuerda a Santiago el Mayor, proclamado como Patrón de España en Iberia de Europa, al igual que de la Villa Imperial de Carlos V en América del Sur.

Como se recordará, Santiago el Mayor fue hijo de Zebedeo y hermano de San Juan Evangelista, convirtiéndose en uno de los doce apóstoles de Cristo, habiendo sido mártir el año 44 de la Era Cristiana. Según la tradición, dicho Apóstol estuvo en España con la misión de evangelizar a numerosos poblados de aquella región ibérica; con razón se dice que Jesús confió al Apóstol Pedro su Iglesia; al Apóstol Juan, el socorro de su Madre María; y al Apóstol Santiago fue confiado España.

Lo cierto es que “Santiago el Mayor” fue el primero de los apóstoles que bebió el cáliz del martirio, fue decapitado por orden del rey de los judíos, el ambicioso y sádico Herodes de Agripa en Jerusalén. Luego al anuncio de las invasiones mahometanas a Tierra Santa, los restos de Santiago fueron llevados a España, para ser venerado religiosamente en Compostela, cerca de la antiquísima ciudad de Coruña, por cuyo hecho, aquel lugar sagrado lleva el nombre de “Santiago de Compostela”, siendo en la actualidad la sede de la Junta de Galicia con gobierno autónomo separado de las cuatro provincias gallegas, destacándose allí el camino de los toreros de la humanidad y su majestuosa catedral concluida allá por el siglo XII bajo cuyo arco toral reposan los restos de Santiago el Mayor. Dicha catedral es considerada como una joya del arte románico con su hermosa fachada barroca del Obradoiro perteneciente al siglo XVII, más el claustro renacentista plateresco convertido en museo catedralicio.

Santiago de Compostela con su hermosa Basílica Mayor, es un mirador de turismo y centro de peregrinación hacia el sepulcro del Apóstol Santiago, destacándose igualmente su pórtico de la gloria en medio de otros monumentos del siglo XVI junto otros edificios neoclásicos, por cuyas razones, esta ciudad española ha sido declarada por la UNESCO como “Patrimonio de la Humanidad” en 1985.

En relación a Santiago el Mayor, se sabe que este apóstol fue obediente misionero de las enseñanzas cristianas de Jesús, habiendo caminado kilómetros y kilómetros entre una y otra ciudad ibérica, evangelizando y predicando la palabra del Hijo de Dios, motivos suficientes para que el Rey Fernando II de León, dispusiera a fines del siglo XII el hecho de que Santiago el Mayor fuese declarado en forma solemne “Patrón de España”, fundándose al mismo tiempo la Orden Religiosa y militar española de “Santiago”.

Por separado y muy lejos de la Península Ibérica, el Apóstol Santiago, fue igualmente declarado “Patrono de la Villa Imperial” por Cédula Real dispuesta por el Rey Felipe II el año 1561 después de haber hecho de Madrid, capital de España y centro de la política mundial. Entonces aquel soberano llamado “El Prudente y Campeón del Catolicismo”, también concedió a la Villa Imperial de Potosí, el segundo Escudo de Armas con elementos heráldicos de distinción el 1ro. de agosto de 1565.

Cuando se conoció en Potosí la noticia de que esta ciudad tenía como “Patrón” a Santiago el Mayor, hubo regocijo espiritual con demostraciones de alabanza a la Iglesia Católica y pomposas ceremonias religiosas en los templos de San Antonio de Padua (San Francisco), Santo Domingo y Nuestra Señora de la Merced, siendo paseado por las calles de la ciudad, el retrato de Santiago tallado en madera, para tiempo después edificarse el templo destinado a este Apóstol de Cristo en las faldas del Cerro Hermoso.
Aquella edificación religiosa fue construida en el sector Oeste de las faldas del Cerro Hermoso en 1585 por mandato del Virrey Francisco de Toledo, tal como lo hizo con la iglesia mayor levantada en la plaza del regocijo.

El templo de Santiago tuvo prestancia y ornamentación valiosa en los siglos XVII y XVIII, hasta que llegó a destruirse en su integridad, como consecuencia de un inesperado incendio ocurrido el 2 de octubre de 1798. Sobre este particular, el historiador Vicente Domínguez Cañete dice: “El incendio del templo de Santiago de Potosí –de acuerdo a versiones de tres indios mitayos y el capataz Hernández- se produjo en horas de la noche de aquel 27 de octubre, cuando decenas de candelas de sebo, estando encendidas al pie de la imagen religiosa de Santa Sabina, esculpida en madera maguey y recientemente entregada al templo de Santiago, tomó proporciones de fuego mayor, dando paso a que se produjera un incendio inesperado y rápido, alcanzando el fuego hacia el altar mayor y la techumbre que, siendo de caña-hueca y paja en su mayor parte, tomó características insospechadas, sin poder ser apagado el fuego que tan pronto llegó hasta la sacristía donde había buena cantidad de madera destinada al cambio del techo de la iglesia……”

“Finalmente –dice Cañete por informe de los testigos presenciales- fue inútil el auxilio de los tantos vecinos del lugar que, únicamente alcanzaron a rescatar el sagrario de plata, seis blandones del mismo metal junto a una cruz mediana, quedando el resto en escombros, menos la portada de piedra y el campanario que, en el curso del tiempo se desmoronaron”.

El templo de Santiago de Potosí, fue levantado sobre pedrones del lugar y paredes de adobe, cal y canto, siendo de una sola nave, con una torre de dos cuerpos sobre base cuadrada. Templo que mostraba belleza arquitectónica de estilo renacentista, con dos portadas de piedra labrada y portones de madera cedro, claveteados con estrellas de bronce. La portada principal tenía vista hacia la ciudad, y la segunda con vista hacia el poniente.

Este templo empezó a construirse el 12 de enero de 1579, para seis años después terminarse y ser consagrada el 25 de julio de 1585 en honor al Apóstol Santiago el Mayor, constituyéndose de principio en parroquia de españoles catalanes, para luego convertirse en parroquia de indios yanaconas.
El altar mayor así como los otros altares laterales en número de cuatro, hallábanse revestidos de plata, destacándose pinturas religiosas que hacían conocer la vida de Santiago el Mayor, sea como apóstol, evangelista, guerrero en la batalla de Clavijo; así como el mostrarse a Santiago el Matamoros, Santiago Ecuestre, Santiago Vencedor del diablo, Santiago vencedor de la serpiente; finalmente el retrato del Rey Felipe V convertido en religioso de la Orden de Santiago.

Hoy en día existen esculturas en talla mayor y valiosas pinturas de la imagen religiosa de Santiago el Mayor en nuestra ciudad y en diferentes provincias potosinas; lugares donde sus templos católicos cuentan con un altar privilegiado destinado a este apóstol de Cristo; es lo que se tiene en el pueblo de Chaqui, al igual que en Colquechaca, Cotagaita, etc. La misma población de Cotagaita lleva el nombre de Santiago, reconociendo a este apóstol como su santo protector. Lo propio ocurre en varias casas de hacienda de la geografía potosina, donde sus capillas cristianas cuentan con la imagen escultural de Santiago el Mayor, una muestra de ello es la capilla del museo-hotel Cayara, distante a sólo 23 kilómetros de la Villa Imperial.