Análisis

UNA RELIGIÓN SIN MORAL PARA MORALES

En mayo del 2010 el entonces Papa Benedicto XVI recibió la visita del presidente del Estado Plurinacional de Bolivia Sr. Evo Morales Ayma. Luego del acto protocolar que brinda el Estado Vaticano a todo Jefe de Estado, la prensa internacional acudió a la conferencia de prensa convocada por Su Excelencia Morales para escuchar con estupor que Él había entregado al Papa una carta en la que pedía que los curas se casasen y las monjas se ordenaran sacerdotes.

Más allá de lo anecdótico y del bochorno que ocasionó en la opinión pública internacional esta “recomendación” realizada por Morales a Benedicto XVI, nos preguntamos una vez más: Si Bolivia es un país laico, según la Nueva Constitución Política del Estado – y está bien que así sea –  ¿por qué el Presidente Morales se ha obstinado en promover una religión oficial con espiritualidad pachamamista?

“Dicen por ahí que lo grande y lo hermoso está a un segundo de lo ridículo, y él puede caer en esta situación al apuntarse a cosas que no le corresponden”. Esto ya lo había profetizado el Cardenal Terrazas cuando el Presidente Morales anunció su deseo de  autoproclamarse guía espiritual de los indígenas del mundo.

¿Y qué le dirá esta vez Su Excelencia al Santo Padre Francisco? 

¿Conversará con el Papa sobre la legislación que no defiende la vida ni la familia? ¿Hablará sobre la pobreza, la marginación social, la falta de trabajo y el hacinamiento en las cárceles de nuestro país? Probablemente no. Ni tampoco le hablará de la persecución política a una sana oposición política ni del librepensamiento que critica que los oprimidos de ayer son los opresores de hoy.

Seguramente, una vez más el Presidente repetirá su conocida perorata: “Los obispos son un partido de oposición que obstruye su proceso de cambio y que existe una iglesia de base que lo apoya”. 

Esperamos que a su Excelencia no se le vaya a ocurrir pedir al Papa la autorización de grupos cismáticos en nuestro país. Como bolivianos, no todos estamos dispuestos a compartir con nuestro presidente ser el blanco del sarcasmo de la opinión pública internacional.

Este viernes 6 de septiembre asistiremos al encuentro del Papa Francisco – caracterizado por su comprensión y su actitud dialogante – con el Mandatario de Estado que desde hace varios años ultraja con soberbia a los pastores de la Iglesia Católica en Bolivia, veremos al “Presidente católico” que tiene el tupé de considerar a la iglesia católica un factor de colonialismo en Bolivia. El mismo sujeto que visitará al Sucesor de Pedro es el  mismo que se ensaña contra su madre que le dio la fe católica; el mismo al que le da igual sacrificar gallinas, sahumar fetos de llamas en rituales “telúricos” o hacer actos de contrición en los Santuarios Marianos como el de Urcupiña. Sí; él mismo señor “dialéctico” visitará la cuna del catolicismo.

Creemos que sería necesario tener al menos un mínimo de conciencia moral para vivir consecuentemente la religión que uno dice que profesa y no usarla solamente como un disfraz según la ocasión y la oportunidad política.

Por: Redacción Central