Análisis

UNA EXPERIENCIA ACADÉMICA

Hace 25 años, la Universidad Católica Boliviana (UCB), inauguraba la implementación del Curso de Profesionalización de Comunicadores en Idiomas Nativos (Cpcin) en la ciudad de Cochabamba, con el respaldo del Lic. Jaime Reyes Velásquez, director de la Carrera de Comunicación de la UCB de La Paz.

Es importante recordar como antecedente que en La Paz el Lic. Reyes ya había apoyado la iniciativa de crear el Curso de Profesionalización para comunicadores aimaras que participaban de programas radiales a tempranas horas en los medios radiales paceños.

En Cochabamba fue posible generar esta iniciativa a través de la Asociación Departamental de Comunicadores Sociales en Idioma Nativo (Adcosin) que se había creado con participación de productores de programas radio, comunicadores quechuas que trabajaban en Organizaciones No Gubernamentales, radios provinciales, además del apoyo del Centro de Producción Radiofónica (Cepra) que dio pleno respaldo institucional para el funcionamiento de esta experiencia de formación académica.

Una particularidad del Curso de Profesionalización fue su carácter de auto sostenibilidad económica, es decir, que con el aporte de los estudiantes se lograban cancelar el salario de los docentes, alquilar un local para las clases, pagar una secretaría y los materiales necesarios para el desarrollo del curso.

La Universidad Católica puso el “paraguas académico” para otorgar el título de Técnico Superior en Comunicación Social, luego de aprobar 64 materias del plan de estudios y la defensa de una monografía ante un tribunal conformado por la Universidad Católica San Pablo Regional Cochabamba, que en 1989 empezó a funcionar bajo la dirección del Lic. Fernando Andrade, que fue además el Director Académico del Curso de Profesionalización.

Las clases se desarrollaban de lunes a viernes a partir de las 19:00 hasta las 22:00 horas y los días sábados desde las 08:00 hasta las 12:30 del medio día, durante tres años, es decir, 1987 a 1989, periodo en el cual un promedio de 96 “comunicadores empíricos” lograron concluir con el plan de estudios exigidos por la Universidad en su Diseño Curricular.

Transcurridos 25 años de aquella memorable experiencia de formación académica, muchos de los titulados del curso ahora se encuentran desempeñando la profesión de Comunicadores Sociales, en medios de comunicación, en Organizaciones No Gubernamentales, organizaciones públicas, en la docencia, consultorías independientes, a otros les ha servido de incentivo para continuar con la licenciatura y maestría en la misma disciplina de la Comunicación Social.

No es la única vez que la Universidad Católica Boliviana, que en la perspectiva de la reconversión laboral para profesionalizar y otorgarles una formación académica, asume iniciativas de esta naturaleza, tomando en cuenta las recomendaciones del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB) que motiva responder a las demandas de los sectores sociales que así lo requieren.

Habiendo sido uno de los puntales importantes en la organización y el desarrollo de esta experiencia de formación académica, deseo felicitar a la Universidad Católica Boliviana por habernos permitido ser parte de esa unidad académica, felicitar también a todos los que se apuntaron a seguir esta instancia de formación universitaria, que nos abrió el camino de la excelencia y del servicio a la población, desde el espacio laboral que ahora nos ocupa. Felices Bodas de Plata.