Santa Cruz

Un millón de voces no pueden hablar en nombre de mil millones de creyentes

Resumen de la Homilía de Cardenal Terrazas

Febrero 17 de 2013

…Señor derrama una copiosa bendición sobre tu pueblo, para que su esperanza crezca en la adversidad, la virtud se afiance cada vez más durante la tentación y obtenga así la redención eterna…

Cardenal Terrazas

En la celebración eucarística de la fecha se contó con la visita de fieles provenientes de la Iglesia del Vicariato de Reyes a quienes Cardenal Terrazas animó y felicito porque cuentan con  un nuevo sacerdote recién ordenado y que fue formado en el Seminario Mayor de San Lorenzo de la Arquidiócesis de Santa Cruz.

Asimismo se contó con la presencia de los jóvenes seminaristas que empiezan su formación hacia el presbiterado a quienes instó a “preparar los caminos para que diluciden con claridad y valentía el Camino de Cristo”.

También estuvieron presentes los catequistas de la Arquidiócesis quienes fueron enviados a predicar el evangelio con amor y esperanza al pueblo de Dios.

En su homilía dominical, Cardenal Terrazas hizo un llamado a toda la Iglesia para recordarle que “a nosotros nos toca llegar al que sufre, al que está amenazado, a aquel que la justicia lo hunde en sus propios delitos” y exhortó a que no tengamos miedo cuando tenemos que buscar verdades para contrarrestar el reino de la mentira.

Asimismo fue enfático al recordarnos que la Cuaresma, “no  es dejar de comer, sino sentir hambre de la palabra de la vida del señor y sobre todo fuerza del espíritu para que podamos hacer lo que el Señor nos manda

Recordando la victoria de Cristo cuando fue tentado por el Diablo,  nos advirtió que “Satanás es muy fino, muy conocedor de la biblia al tratar de inculcar un plan diferente al del Padre, al enseñar otro camino, el camino de la soberbia, del milagrismo, del buscar cosas extraordinarias para conseguir el sometimiento a los que tienen algo de poder. -Si eres el hijo de Dios-, son las palabras del Diablo, hasta el Diablo habla de Dios, cuidado que nosotros estemos repitiendo sus palabras y no las palabras para anunciar al pueblo la libertad completa”.

Parafraseando la palabra de Cristo, Cardenal Terrazas nos recordó que Jesús respondió al Diablo con la escritura: “El hombre no vive solamente de pan”. De esa manera nos instó a que “sepamos admitir y corregir el hambre material sí, pero que sepamos que todos los pueblos sienten hambre de Dios. A eso viene Dios con la misión de llegar a todos los pueblos para saciar el hambre de libertad, de justicia, de vivir…” Pero nos pidió que seamos cautelosos pues “El demonio no se da por vencido… porque a veces nosotros vencemos una tentación y creemos que somos perfectos, que estamos libres, pero no.

Cardenal Terrazas expuso que hay demonios que nos ofrecen soluciones a todo, que nos quieren hacer multimillonarios en un instante, y este tipo de poderes están en la droga, el alcohol, en propuestas de soluciones que a la hora de la verdad no solucionan nada.

Al referirse a la renuncia de Benedicto XVI, Cardenal Terrazas con ánimo apaciguador dijo que en estos momentos en que la Iglesia vive un signo del acontecimiento pascual con la renuncia del Santo Padre, tiene que ser un tiempo para llevarlo con altura, apartándonos de opiniones que buscan aplastar el reino de dios imponiendo reinos perecederos.  Hizo un llamado a comprender  que en Bolivia y el mundo entero, todos tienen derecho a hablar pero no pueden hablar en nombre de mil millones de creyentes.

“El reino de Dios no es copia de un reinito, no es copia de una ideología que tiene cierto sabor a triunfo en algunas partes, no es copia de una solución que está respondiendo a algunos problemas, el reino de dios se erige con un lenguaje claro, nuestra iglesia, tan manoseada en estos días es una iglesia que tiene conciencia de que camina con ella el dios de la vida la verdad y la justicia, pero también tiene conciencia de que es débil que no está exenta del pecado, por eso cada día pedimos perdón

Cardenal Terrazas anunció su participación en el Conclave que elegirá al nuevo Sumo Pontífice, al respecto dijo: “No hay que olvidar que en este tiempo de amor a la iglesia y profunda fe en nuestro corazón acompañar a la iglesia y al Santo Padre en este tiempo en que nos preparamos para poder nombrar al sucesor de Pedro, lo vamos a hacer en oración no en turbulencia, porque con ella no se llega nunca a la verdad. La iglesia en Bolivia, la iglesia en Santa Cruz estará presente allá con su viejo cardenal, así es que espero que me acompañen con su oración”.

Antes de la Bendición final, Cardenal Terrazas sintió en el aplauso que le brindó el pueblo, que va a Roma acompañado por todos y cada uno de los fieles, por ello se despidió visiblemente emocionado con un “Que sea hasta la vuelta… Adios”