Internacional

UN CAPELLÁN APUÑALADO DICE QUE SU PRESUNTO AGRESOR ERA UN “TIPO SIN ALMA”

(Madrid) El capellán de una residencia de ancianos del barrio de Hispanoamérica apuñalado en la carótida en 2009 después de un robo ha dicho en el juicio a su presunto agresor, para quien la Fiscalía de la Audiencia Provincial pide 19 años de cárcel, que era un “tipo sin alma” que quería de matarle.

“No tenía intención de torturarme, sino de matarme”, ha dicho el sacerdote, de origen boliviano, que ha explicado que Henrique H., de nacionalidad brasileña, entró en su casa sobre las ocho de la mañana del 4 de noviembre de 2009 con peluca y gafas y después de un forcejeo en el que resultó herido en el cuello se llevó 44.000 dólares y 21.000 euros, según el escrito de Fiscalía.

“Me estaba degollando como a un cordero”, ha dicho el cura.

El capellán ha contado que conocía a Henrique, acusado de tentativa de asesinato y robo con violencia, porque en 2008 había realizado unas obras de reforma en la residencia y ha admitido que en aquellas fechas el procesado le dio un masaje a cambio de treinta euros.

“Me hizo muy bien, pero nada más…”, ha dicho el religioso, que ha añadido que Henrique no quiso darle el masaje gratis y que sospecha que es el responsable de la desaparición en esa época de 24.500 euros de su habitación.

Por su parte, el acusado se ha retractado de las declaraciones policiales en las que se autoinculpaba y decía que se arrepentía y ha negado también haber apuñalado al capellán y haberle robado.

Según ha contado, el día de los hechos estaba de fiesta en Las Matas con unos amigos, cuyos nombres ha dicho no recordar porque había bebido y consumido drogas.

Sobre el dinero que fue encontrado en su poder cuando fue detenido, Henrique ha declarado primero que se lo habían dado unos amigos, pero luego ha dicho que procedía de una boda de conveniencia.

En la vista oral también han declarado un trabajador de la zona que auxilió al sacerdote tras oír sus gritos, que ha contado que lo encontró maniatado y sangrando abundantemente, y los policías que le asistieron, que han indicado que el capellán identificó a su supuesto agresor tras los hechos.

Además, un policía presente en las declaraciones policiales de Henrique ha señalado que el propio acusado se ofreció a mostrarles dónde había escondido el dinero que supuestamente había robado al cura y admitió los hechos. EFE