Internacional

Un boliviano acusado en la muerte de una religiosa va a juicio ante un jurado en EE.UU.

Washington, 31 oct (EFE).- El boliviano Carlos Martinelly Montaño, un inmigrante indocumentado acusado por la muerte de una religiosa en agosto de 2010, comparece hoy en un juicio en Virginia después de que eligió someterse a la decisión de un jurado.

Martinelly, de 23 años, encara un cargo de homicidio y varios más por la colisión de vehículos ocurrida en una carretera al suroeste de Washington que causó la muerte de la religiosa benedictina Denise Mosier, de 66 años de edad, así como heridas graves a otras dos religiosas.

El viernes pasado en una audiencia ante el juez de circuito del condado Prince William, Lon Farris, Martinelly optó por un juicio ante jurado en lugar de un juez por el cargo de homicidio.

Fuentes judiciales indicaron al diario News and Messenger de Manassas (Virginia), que Martinelly se someterá juicio por el cargo de homicidio, mientras que se declarará culpable de los otros cargos.

Entre esos otros cargos se encuentran homicidio involuntario, provocar mutilaciones causadas cuando conducía ebrio y conducir con una licencia suspendida o cancelada.

“A esta altura se cree que los otros cargos se resolverán con una admisión de culpabilidad, pero todavía no se han concluido los detalles”, dijo Farris al diario.

El magistrado decidió que las cámaras de televisión podrán filmar la declaración de culpabilidad y los alegatos de apertura y cierre del juicio, pero no los testimonios.

El incidente de tránsito avivó el debate sobre la inmigración ilegal en momentos en los que el condado de Prince William había adoptado normas que permiten que la policía local verifique la situación de inmigración de personas que se sospeche son indocumentados.

Hasta la fecha, indicó el diario, el condado ha entregado más de 4.000 personas al Departamento de Seguridad Nacional por supuesta violación de las leyes de inmigración.

Cuando ocurrió la colisión, según las autoridades, Martinelly estaba en trámites de deportación.

Los registros de los tribunales indican que Martinelly ya fue condenado por conducir ebrio en diciembre de 2007 y en octubre de 2008, y que las autoridades de inmigración lo dejaron en libertad mientras se procesaba su deportación.

Martinelly también resultó herido en la colisión de 2010 y recibió tratamiento en un hospital del área de Manassas. Desde que fue dado de alta del hospital ha permanecido en la cárcel regional de Prince William.