SALUDO DE MONS. OSCAR APARICIO