El amor debe inspirar a los nuevos gobernantes