Internacional

S.S. Benedicto XVI invita a ser “Lento a la Ira y rico en piedad”

(EL VATICANO)  Su Santidad Benedicto XVI en ocasión de la entrega de la Catequesis del día, invitó a todos los fieles a “intensificar vuestra vida de oración, acudiendo con confianza al Señor, que es bueno y misericordioso, lento a la ira y rico en piedad…”

Asimismo saludó cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los sacerdotes del Pontificio Colegio Mexicano y a las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Santos Ángeles, así como a los grupos provenientes de España, México, Chile, Argentina, Colombia, Paraguay y otros países latinoamericanos.

Sintesis de la Catequesís.

La catequesis de hoy está dedicada al salmo veintitrés, que comienza con las palabras: «El Señor es mi pastor, nada me falta». En él se expresa la confianza en el Señor que, como Buen Pastor, guía y protege de todo peligro. La figura del pastor, y las imágenes contenidas en este salmo, han acompañado la historia y la experiencia religiosa del pueblo de Israel. Sin embargo, toda la fuerza evocativa de este salmo se cumple y llega a su plenitud con Jesucristo. Efectivamente, Él es el Buen Pastor que sale en busca de la oveja perdida, Él es el camino que nos lleva a la vida, la luz que ilumina el valle oscuro y elimina nuestros temores. Él es el anfitrión generoso que nos acoge y pone a salvo preparándonos la mesa de su cuerpo y su sangre. Él es el Pastor-Rey, manso y misericordioso, entronizado sobre el árbol glorioso de la cruz. Este salmo nos invita, pues, a renovar nuestra confianza en Dios, abandonándonos completamente en sus manos. Pidamos con fe al Señor que nos conceda caminar siempre siguiendo sus pasos, que nos acoja en su casa, en torno a su mesa y nos conduzca hacia las «aguas tranquilas», para que, recibiendo el don de su Espíritu, bebamos de la fuente de agua viva que salta hasta la vida eterna.