Cochabamba

“Solo la verdad permite trabajar por el bien común” Mons. Ricardo Centellas

En el contexto de la celebración de la Centésima Primera Asamblea General del Episcopado Boliviano, Mons. Ricardo Centellas Obispo de Potosí y Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, presidió la Celebración Litúrgica en la que participaron los Obispos de Bolivia.

En su homilía expresó que hay que obedecer a Dios antes que a los hombres, recordó que primero está Dios, luego los hombres. En ese marcó indicó que “esto nos muestra una fe que está por encima de las circunstancias humanas, una fe firme y valiente que es capaz de superar toda amenaza humana, una fe testimonial, sin miedos”. Asimismo Mons. Ricardo indicó que “en pascua tenemos que renovar esta fe que nos permita llevar adelante nuestra experiencia del discipulado misionero”.

Por otro lado Mons. Centellas indicó que “solo la verdad dignifica la vida humana, solo la verdad permite trabajar por el bien común, solo la verdad nos hace servidores de la comunidad, del pueblo, solo la verdad nos permite vivir con sencillez, con espíritu de gratuidad”.

Al referirse a este tiempo en el que el pueblo de Dios vive el Año de la Misericordia exhortó a los fieles “a presentar a la persona de Jesús en todas las realidades, estamos convocados a presentar a este Jesús misericordioso, al Jesús de los evangelios, a Jesús que trabaja incansablemente por la integración de todos”

Mons. Ricardo convocó al Pueblo de Dios a asumir el gran desafío: “Ser una iglesia comunidad de comunidades, hacer la experiencia de una fe que se celebra que se vive en comunidad, presentar a Jesús con alta sensibilidad humana que en todo momento nos muestra compasión, cercanía con los hombres, con los más enfermos y débiles”
En ese marco Mons. Ricardo expresó su congoja al referirse a las dificultades por las que atraviesan los hermanos discapacitados de Bolivia, al respecto dijo “¿Cómo es posible entender que en una sociedad boliviana donde se proclama el vivir bien, no mostrar un poco de sensibilidad para estas personas, nuestros hermanos discapacitados, tantos días de protesta y no hay solución?”

Al concluir su homilía Mons. Centellas invitó al pueblo de Dios: “Vivamos este año de la misericordia para mostrar compasión generosidad a través de todos los actos cotidianos. Pidamos al Señor no ser esclavos del egoísmo, porque eso solo destruye nuestra humanidad y nuestra convivencia social”.