Destacadas

“Solo Dios es eterno, los demás pasamos” Homilía de despedida del Arzobispo Julio Cardenal Terrazas

La celebración de la Santa Misa de la jornada de hoy se caracterizó por las expresiones de gratitud y reconocimiento al trabajo que ha realizado Cardenal Terrazas durante su Gobierno Pastoral de la Arquidiócesis de Santa Cruz.

En su Homilia, Cardenal Terrazas a momento de anunciar que hay términos que cumplir, afirmó que  “Solo Dios es eterno, los demás pasamos…”.

Por otro lado se dirigió al pueblo para exhortarle a que tenga presente que “La Iglesia es un pueblo que camina, no un pueblo que se sienta a llorar”

Cardenal Terrazas manifestó su alegría no sólo por lo significativo de la transición, “Hoy también en toda Bolivia recordamos con gratitud a nuestras comunidades eclesiales de base, que hermoso desafío para este estilo de ser iglesia,  que hermoso que el bautizado sea capaz de crear cosas nuevas con la ayuda de dios para responder a los desafíos…”

Convocó a todo el pueblo de dios a tener presente que “la Iglesia tiene que marchar y tiene que llegar a todos los pueblos a través del testimonio de todos nosotros…”

Cardenal Terrazas con alegría saludó a la nueva gestión a Cargo de Mons. Gualberti “les deseo una nueva etapa en la perspectiva de Juan en Apocalipsis, lo hizo todo bien, viene a renovar la paz de la tierra, que ese espíritu nos llene de esa sabiduría que nos haga captar toda la grandeza de nuestro Dios, pero también toda la cercanía de este Dios porque a nosotros nos habla con cariño, con afecto…”

Al dirigirse personalmente al nuevo Arzobispo de Santa Cruz dijo “Le deseo a Mons. Sergio un pastoreo entusiasta, en comunión con toda nuestra Iglesia en Santa cruz y Bolivia con ese amor que Santa Cruz nunca ha negado para expresar con cariño y aplausos al Santo Padre”

Ayer 25 de mayo, se hizo pública la aceptación de la renuncia de Cardenal Terrazas por parte de S.S. Papa Francisco, con este motivo en la celebración estuvo presente  el nuncio de Su Santidad, Mons. Monseñor Giambattista Diquattro para leer la carta personal que escribió S. S. Papa Francisco en la que expresa su “profunda gratitud por la generosa y competente entrega al ministerio episcopal durante largos años, que ha dado espléndidos frutos para el bien del Santo Pueblo fiel de Dios”

IMG 4986

Monseñor Giambatistta Diquattro, nuncio de S.S. Papa Francisco en Bolivia

En la misiva, Papa Francisco pide a Cardenal Terrazas “el favor de que reces por mí” asimismo recomienda a Cardenal Terrazas “por favor, cuides tu salud. De mi parte, rezo por esta intención.”  

IMG 4939

Copia del Facsimil enviado por S.S. Papa Francisco a Julio Cardenal Terrazas

Por otro lado Cardenal Terrazas entregó el Báculo del Pastor a Mons. Sergio Alfredo Gualberti Calandrina, con ese sencillo pero significativo acto, transfirió el Gobierno Pastoral de la Arquidiócesis a su sucesor que estuvo fungiendo como Arzobispo Coadjutor hasta la jornada de ayer en que se hizo pública la decisión del Santo Padre Francisco de aceptar la renuncia presentada por Cardenal Terrazas.

IMG 4998 pequeña

Con la entrega del báculo a Mons. Gualberti nuevo Arzobispo, Julio Cardenal Terrazas concluye

22 años de Gobierno Pastoral de la Arquidiócesis de Santa Cruz 

En la celebración estuvieron también presentes el Obispo de Tarija Mons. Javier del Rio, Mons. Roberto Bordi Obispo Auxiliar del Beni, y los obispos auxiliares de Santa Cruz Mons. René Leigue, Mons. Estanislaw Dowlaszcewicz y Mons. Braulio Sáez.

Oficina de prensa del Arzobispado de Santa Cruz.

Homilía COMPLETA de S.E. Cardenal Julio Terrazas,

Arzobispo Emérito de Santa Cruz de la Sierra.

Fiesta de la Santísima Trinidad. Posesión de Monseñor Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra.

Muy amados y queridos hermanos y hermanas:

Hay un poquito de frio en el ambiente, pero supongo que no es suficiente para tener las caras largas, porque todo es fiesta.

Fiesta grande, fiesta hermosa, fiesta porque hoy también el Señor nos reune aquí como familia, como sus hijos. Y que lindo reunirnos aquí en esta mañana.

La presencia del señor Nuncio que nos hace mas palpable la presencia del Papa Francisco a quien seguramente escuchamos y leemos, es una alegría y relamente cada vez que está en nuestra Catedral nos animamos a despertar nuestra fe siempre en un horizonte universal para no quedarnos en nuestras propias ideas, en nuestras propias costumbres o tradiciones.

La Iglesia hermana de Tarija esta tambien presente, Mons. Javier que es el Obispo de Tarija nos visita tambien hoy; no sé de qué se habrán enterado pero estan aquí. Esta el Obispo Auxiliar del Beni acompañanonos, además de los Obispos Auxiliares de Santa Cruz y sacerdotes, lo que han podido liberrase hoy de las parroquias para venir y pronunciar con entusiasmo el nombre de nuestro Dios que es Padre, que es Hijo y que es Espíritu.

Esta mañana el Santo Padre le decía a la gente: Es un Dios concreto. Sabemos lo que ha hecho el Padre con toda la creación y con la creación nuestra tambien. Sabemos que el Hijo ha venido a enseñarnos quién es su Padre y a salvarnos y  tenemos conciencia de que el Espíritu  esta tambien en neustro camino. Es este Dios el que adoramos, esta es la base de nuestra fe.

Cuando hablamos de nuestra fe no hablamos de cualquier baga idea, hablamos de un Dios que ha tenido que ver  desde la eternidad y para siempre con nosotros, con los humanos, porque ha sido un Dios que ha tomado tambien rostro humano, no es un Dios que se aparece para asustarnos de vez en cuando en alguna montaña o sobre los techos, es el Dios persona, tres pesonas y un solo Dios, lo decimos con facilidad pero que lindo es sentirlo, saber que tenemos un Padre que nos ama y que ha volcado todo su amor para con nosotros en la persona de su hijo  que más todavía, nos sigue alimentando de su amor, construyendo ese amor en nosotros a través de la presencia extraordinaria del Espíritu.

Claro, hemos estado celebrando muchas fiestas ultimamente, casi nos hemos vuelto fiesteros, casi casi.  Pero Él viene a decir que todo eso que hemos celebrado: La muerte, la resurreción, la Pascua, Pentecostés, la Ascenciacion… todo eso es una concreción del amor de nuestro Dios para que nosotros cuando hablamos de nuestro Dios y decimos que es amor no estemos pensando en palabritas huecas, en palabritas prefabricadas, en palabritas que se pueden comprar en los mercados, supermercados o en palabras que veces se escuchan cuando hablan de amor solamente aquellos que piensan como los que estan predicando.

Esta es la fiesta de hoy y a esto se añade el hecho que es también de la Iglesia: el cambio de Arzobispo. Dios es dinámico, su palabra es fuente de nueva vida, su palabra ilumina los acontecimientos y por eso nosotros que nos ponemos a disposición de nuestro Dios estamos listos para decirle al Señor: Hasta aquí, gracias por todo, gacias por tu presencia, gracias por tu luz, gracias porque a lo largo de tantos años has podido por lo menos ayudarme a pronunciar que Cristo es el Señor y que nosotros nos tenemos que arrodillarnos delante de ningún ídolo para sentirnos felices.

Por eso es que hoy también es fiesta de la Iglesia. Claro yo no voy a aprovechar ahora para decirles todo lo que todavía tendría que decir, el evangelio es bien claro y el Señor aún más, dice: Todavía tengo muchas cosas que decirles pero ustedes no las pueden comprender ahora. Es el Epsíritu el que les va a hacer captar el sentido de la vida y una vida entregada en el momento en que el Señor nos pide que la entreguemos, es el Espíritu el que nos da las luces para poder portar algo de esa luminosidad a un mundo que le gusta envolverse en las tinieblas.

Es el Espíritu de la verdad que nos va ir poco a poco haciendo llegar a la verdad plena  para que no nos aferrermos a ideas o a hecho que parecen eternos por las formas o maneras con que quieren manejarnos algunos. Solo Dios es eterno, los demás pasamos por este mundo tratando de responder un SÍ generoso al Dios de nuestras vidas.

Así que no se aflijan,  no les voy a decir todo lo que falta, la Iglesia va a seguir escuchando al Señor con su pastor (Monseñor Sergio); van a seguir tratando de  responder a esa palabra del Señor porque lo importante es que sepamos que la Iglesia es un pueblo que camina, no es un pueblo que se sienta a llorar, a padecer o a sufrir, camina para encontrar los espacios  donde el Señor pueda hacer brotar su reino, ese reino que quisieramos con urgencia que esté mucho más presente en nuestra sociedad, en nuestra Patria y aquí en nuestra Arquidiócesis.

Hoy también en toda Bolivia recordamos con gratitud a nuestras Comunidades Eclesiales de Base (CEB´s). Qué hermoso desafío para  este estilo de ser Iglesia, la vida de la Trinidad. Qué hermoso que el Bautizado sea capaz  de crear cosas nuevas con la ayuda de Dios para responder a los desafíos nuevos. Qué hermoso que nuestras comunidades sean capaces de arrastrarnos a todos a buscar el camino de la salvación auténtica, verdera y profunda para que nuestra esperanza no decaiga. Quér hermoso que vivamos la unidad, no con miedos, no con amenzas, la unidad que vive en  nuestro Dios Padre, Hijo y Espíritu: eternamente amandose y entregandose.

Esa es la finalidad de nuestra Iglesia y yo creo que nuestras comunidades eclesiales y nuestras comunidades parroquiales tienen que hacer un esfuerzo grande todavía para que esta marca de nuestro Dios sea clara, sea precisa, sea entusiasmante, sea contagiante en un mundo donde se prefiere la des-unión o los individualismos.

Vamos a tenerlos presente y vamos a aprovechar entonces esta jornada que el Señor nos da para sacudir un poco  la pereza, la rutina de nuestra fe. Ya estamos bastante avanzados en el “Año de la Fe” y nosotros lo decimos cada vez que nos reunimos: “Señor yo creo, pero aumenta mi fe” cuidadito  que termine el Año de la Fe y no haya aumentado nada. No nos olvidemos que la Trinidad trabaja para que nuestra fe sea clara, diáfana, para que nuestra fe pueda cuestionar a las otras divinidades inventadas para tener más orgullosos o para tener más individualistas.

Yo se que se va a leer una carta del Santo Padre que es para toda la comunidad. Quisiera aprovechar tamben ahora para decirles: A caminar se dijo, a caimnar con el nuevo Pastor, a seguir adelante. La Iglesia debe marchar y tiene que llegar a todos los pueblos para que la gloria de Dios llegue tambien a los últimos , a los mas abandonados, a los que están alejados a través del testimonio de cada uno de nosotros.

Les deseo una nueva etapa, un poquito en la perspectiva que nos dice Juan en el Apocalipsis: “Lo hizo todo bien, viene a renovar la faz de la Tierra”. Que ese espíritu nos llene de esa sabiduría que nos haga captar  toda la grandeza de neustro Dios pero también toda la cercanía de este Dios porque a nosotros nos habla directamente con cariño, con afecto y eso no lo podemos dejar de lado y cerrar nuestros oídos.

Le deseo a Monseñor Sergio un Pastoreo entusiasta, en comunión, en comunión con toda nuestra Iglesia en Santa Cruz y en Bolivia, en comunión con la Iglesia universal, con ese amor que Santa Cruz nunca ha negado para expresarlo con cariño y aplausos al Santo Padre, sobre todo  en estos momentos el cariño y el aplauso para nuestro Papa Francisco que tanto nos quiere y que nos esta realmente haciendo querdar bien a todos los Latinoamricanos.

Oficina de prensa del Arzobispado de Santa Cruz.