Destacadas

SEMANA SANTA EN LA DIÓCESIS DE ORURO

Obispo de la Diócesis de Oruro invitó al Pueblo de Dios a recibir el Sacramento de la Reconciliación

“Durante la Semana Santa, las narraciones de la pasión renuevan los acontecimientos de aquellos días; los hechos dolorosos podrían mover nuestros sentimientos y hacernos olvidar que lo más importante es buscar y aumentar nuestra fe y devoción en el Hijo de Dios”, con estas palabras Mons. Cristóbal Bialasik, Obispo de la Diócesis de Oruro invitó a toda la feligresía orureña a confesarse.

La primera autoridad eclesial del departamento, puntualizó que la Semana Santa es un tiempo de conversión interior y de penitencia, pues ha llegado el momento de conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Cristo, por tanto en el transcurso de esta semana los católicos deben acompañar a orar a Jesús en el Huerto de los Olivos y acompañarle por el doloroso camino que termina en la Cruz, a través de una serie de actividades que culminan con el Domingo de Resurrección, según una nota del periódico la Patria.

El programa general de actividades de la Catedral, comenzó con el Domingo de Ramos, continuó ayer por la noche con el Sacramento de la Penitencia; hoy martes la Misa Crismal con la renovación de las promesas sacerdotales y la bendición de los santos óleos de los catecúmenos, enfermos y el Santo Crisma; el jueves la celebración de la Cena del Señor, con el lavatorio de los pies y la adoración al Santísimo Sacramento; el viernes por la madrugada la Vía Crucis, a medio día el Sermón de las Siete Palabras y a las 15:00 horas la Adoración a la Santa Cruz y la Procesión con el Santo Sepulcro, según señala la Patria en una nota.

En tanto que el Sábado Santo, se prioriza la celebración de la Vigilia Pascual, para esperar el Domingo de Resurrección con la Misa de la Aurora.

MANTO DE TURÍN

Asimismo, Monseñor Bialasik, invitó a la población católica a visitar la Catedral, que por estos días expone una réplica de la Sabana Santa o Manto de Turín, que envolvió el cuerpo de Jesús en el sepulcro.
El Manto original se encuentra en Turín, Italia, desde 1578 y es expuesta de forma pública aproximadamente una vez por cada década.