Sucre

Se realizó ncuentro de Pastoral Familiar en Sucre.

Del 6 al 8 de noviembre tuvo lugar el encuentro denominado “el tercer hilo”, un evento auspiciado por la pastoral familiar arquidiocesana. “Los votos matrimoniales recuerdan los mejores sentimientos de los esposos, son signo de la confianza que depositan el uno en el otro, pero esta confianza cobra una dimensión trascendente cuando es el Señor quien la sustenta, cuando es Él el “TERCER HILO” que fortalece la unión familiar”, expresa en partes salientes un comunicado de esta entidad.

“Un cordel de tres hilos no se rompe fácilmente” Ecl 4, 12
La Comisión Arquidiocesana de Pastoral Familiar Sucre ante la invitación de Mons. Otto Strauss, Vicario y el P. Rómulo Castro, Párroco de la Parroquia de Santiago Apóstol organizó un encuentro de renovación familiar denominado “El Tercer Hilo”, con el fin de compartir con la comunidad parroquial la alegría de ser familia y renovar los lazos de unión matrimonial.

Durante el fin de semana se vivieron intensos momentos que tuvieron como objetivo brindar a los padres y padrinos de los jóvenes y niños de la parroquia, un espacio de reflexión y oración donde descubran la necesidad de la presencia de Jesucristo en la vida de la pareja y la familia, con el deseo de que puedan renovar su compromiso de amor en la construcción de un hogar sólido y fecundo.

Esta experiencia comenzó el sábado 7 por la tarde, donde se realizó un conversatorio a cargo de tres matrimonios de agentes pastorales y la responsable de la Comisión de Pastoral Familiar, el número de participantes estuvo alrededor de 200 personas. Las parejas de agentes pastorales de Sucre compartieron su experiencia matrimonial presentando como testimonio luces y sombras de su vida familiar. Esta actividad buscaba reflexionar sobre la bendición que significa el sacramento del matrimonio en la vida de la pareja y de la familia.

Para los expositores fue una bella oportunidad ya que pudieron compartir con los presentes la importancia que tiene la presencia de Jesucristo en la vida familiar como fuente y sustento del amor. Así la conclusión más importante a la que se llegó entre todos fue: “sólo la familia que alimenta el amor humano que los une con la presencia del Amor divino que brota del corazón misericordioso de Jesús puede enfrentar las debilidades y tropiezos de la vida”.

El domingo 8 se celebró la primera comunión de los niños de la catequesis parroquial, esta fue una gran oportunidad para reafirmar la fe de toda la familia sustentada en el testimonio de amor de los padres. Es así que como fruto de la experiencia del día anterior, el Padre Rómulo Castro, quien presidió la Eucaristía, invitó a los Padres de Familia a renovar sus promesas matrimoniales, acto que fue acogido con gran alegría por los presentes, pues fueron varias las parejas que volvieron a decir sí en el altar.

Los votos matrimoniales recuerdan los mejores sentimientos de los esposos, son signo de la confianza que depositan el uno en el otro, pero esta confianza cobra una dimensión trascendente cuando es el Señor quien la sustenta, cuando es Él el “TERCER HILO” que fortalece la unión familiar. Como evangelizadores de la familia es un gran desafío seguir testimoniando la fidelidad de Dios en la vida familiar, por ello la Pastoral Familiar de la Arquidiócesis de Sucre agradece a los sacerdotes que se preocupan por anunciar con alegría el Evangelio de la Familia.