Oruro

Se debe evitar la venta y consumo de alcohol el Sábado de Peregrinación

Para evitar que se distorsione la esencia del Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, se debe evitar la venta y consumo de alcohol el Sábado de Peregrinación dedicado a rendir devoción a la Virgen del Socavón, según el rector del Santuario Fray Omar Leiva Penroz de la Orden Siervos de María (OSM).

En un análisis de lo que significó la realización del Último Convite, el rector del Santuario, Fray Omar Leyva dijo que para cuidar nuestro Carnaval se debe poner más atención en la venta y consumo de alcohol que finalmente provoca actitudes como el de utilizar paredes y calles como baños y letrinas molestando a los vecinos y a todos los que viven en este sector.

Sin embargo, la llegada de la mayoría de los danzarines en óptimas condiciones y con la fe puesta en la imagen de la Virgen del Socavón, fue la demostración más clara de fe y devoción además de la actitud y comportamiento de los danzarines.

Fray Leyva, valoró la devoción con la que llegaron niños, jóvenes adultos y ancianos ante la imagen de la Virgen del Socavón, lo que le dio un carácter familiar a la fiesta que es de todos además de personas que llegaron del interior y exterior del país que demostraron su cariño a la madre de Cristo.

Lo negativo según el rector del Santuario fue el consumo de alcohol que tiene que ver con una cadena de responsabilidad de todas las instituciones, porque al llegar la tarde ya no habían policías y al no haber fiscalización, en horas de la noche se vendió alcohol en la puerta del Centro Mariano, hecho que debe ser analizado por las personas e instituciones a las que les corresponde la organización.

“El alcohol se consume porque está a la mano, porque se oferta, en lo personal yo no me escandalizo si alguien bebió y después ingresa al templo siempre que lo haga de manera respetuosa, silenciosa y sin necesidad de llamar la atención porque uno se da cuenta que han bebido pero lo hace con respeto, en cambio hubo personas que con cierta agresividad querían ingresar al templo y han tenido que pedirles que se retiren”, describió

Por lo demás dijo que no existe duda de las muestras de devoción y fe porque queda en manifiesto cuando los devotos llegan ante el altar de la Virgen y se nota en la emoción de sus caras y sus rostros con lágrimas que demuestra una devoción genuina.