Sucre

Santa Teresita, Patrona de las Misiones, en el MES MISIONERO EXTRAORDINARIO, en Sucre

Rosas de Santa Teresa del Niño Jesús
En celebración a Santa Teresita del Niño Jesús, se realizó en las parroquias la Bendición de rosas.

Rosas de Santa Teresa del Niño Jesús-2

Luego de más de un siglo de la muerte terrena (dies natalis) de esta admirable doctora de la Iglesia, seguimos recibiendo gracias por su intermedio, las cuales caen como pétalos de rosas en la humanidad sedienta de amor y paz.
Recordemos las “rosas” más recientes:

*El 18 de octubre de 2015 tuvo lugar la canonización de Luis y Celia Martín, padres de Santa Teresita. Desde entonces, padres e hija gozan conjuntamente del culto público y universal, y su intercesión adquiere más valimiento ante Dios.

*El 9 de diciembre de 2015 se cumplió el 90° aniversario de la concesión hecha por el Sumo Pontífice Pío XI al Prepósito General de la Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, en la que otorgaba a todos los sacerdotes, fueran o no carmelitas, la facultad de bendecir las rosas en honor de Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, en el día de su festividad (antes de la reforma conciliar era el 3 de octubre; ahora es el 1° del mismo mes).

Este rito pretende ser un símbolo del cumplimiento de las promesas de Teresita a sus devotos: “Quiero pasar mi Cielo haciendo el bien sobre la Tierra”; “Después de morir, derramaré una lluvia de rosas”.
La siguiente fórmula para la bendición de las rosas de Santa Teresita es una versión de la que era usada antiguamente en los conventos y monasterios carmelitas:
Bendición de las rosas en honor de Santa Teresita del Niño Jesús
V. Nuestro auxilio es el nombre del Señor.
R. Que hizo cielo y tierra.
V. Señor, escucha nuestra oración.
R. Y llegue hasta ti nuestro clamor. 
Oremos
Señor Jesucristo, vuelve propicio tu mirada sobre estas rosas, 
que en honor de Santa Teresa del Niño Jesús,
virgen y esposa tuya, bendecimos +. 
Concede a todos los que gusten de su fragancia, 
que puedan correr tras el aroma de tus perfumes 
y por la intercesión de esta, tu esposa, 
podamos recibir la salud del alma y del cuerpo. 
Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. 

Rosas de Santa Teresa del Niño Jesús-3

 

[FuenteParroquia Santo Domingo y veritasl.blogspot.com]